Radiografía de… Ciel mini, sabor manzana (350 ml)

25 marzo, 2013 | : Análisis de productos

25 marzo 2013. Un solo envase (poco menos de un vaso) de este producto cubre del 75 al 100% de lo que un niño puede consumir de azúcar para todo el día, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón.

Pero además de contener altos niveles de azúcar, contiene edulcorantes no calóricos, que no se recomiendan para el consumo infantil, pues mantienen el gusto por los sabores intensamente dulces, lo cual no permite que haya un cambio en sus hábitos de alimentación.

Por ello, justamente, se dificulta después que los niños se acostumbren a tomar agua simple. Y vale la pena recordar que tomar agua es la mejor forma de hidratar el cuerpo y es la opción más saludable, tanto para niños como para adultos.

Observa la radiografía con la que la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, nos desentraña las verdaderas características y el valor nutricional de este producto.

 

Ciel Mini, sabor manzana (350 ml):

 

Azúcar:

16 gramos por envase, lo cual equivale a tres cucharadas cafeteras de azúcar. Esto cubre del 75 al 100% de lo que un niño puede consumir para todo el día, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AAC o AHA, por sus siglas en inglés), que es de tres a cuatro cucharadas cafeteras de azúcar para todo un día.

Cada vez más existe mayor evidencia de los impactos en el metabolismo que genera el alto consumo de bebidas azucaradas. Si bien existen fuertes impactos para un adulto, los riesgos son mucho mayores en niños. Se ha visto una directa asociación entre el consumo de bebidas azucaradas y el sobrepeso y la obesidad, pero no sólo eso, también con altos índices de diabetes.

En la actualidad, la prevalencia de diabetes cada vez va en mayor aumento y se va presentando en edades más tempranas. Esto se da por los hábitos que se han ido adquiriendo a través de las décadas, pero principalmente por la alta ingesta de bebidas azucaradas.

La porción del presente producto (poco más de un vaso) es muy pequeña para contener cantidades tan elevadas de azúcar, especialmente si este producto está dirigido a niños. Lo ideal es que el azúcar se consuma a través de las frutas o en cantidades pequeñas. En este caso, una sola porción contiene lo máximo que niño podría consumir en todo el día.

Otro detalle que se ha visto acerca de productos que son intensamente dulces es que los niños se acostumbran a esos sabores y empiezan a rechazar productos que son más moderados o neutrales en sabor. Esto provoca que poco a poco se vaya desplazando el gusto por los alimentos naturales y se recurra a productos que ofrecen sabores intensos y altos en azúcar. A la vez, se van formando hábitos de consumo de productos que son altos en azúcar, grasa y/o sal.

 

Sodio:

84 miligramos.

En bebidas y refrescos se emplea el sodio para diluir el sabor tan dulce. De otra forma, el cuerpo difícilmente podría aceptar ingerir el líquido sin sentir nauseas o sensación de rechazo.

Para la industria genera mayores ganancias y consumidores desde la infancia para así asegurar consumidores de por vida. Un niño consumidor tiene el 80% de probabilidad de seguir siendo consumidor de dicho producto hasta la etapa adulta.

 

Colorantes:

Caramelo IV, que se elabora con amonios y sulfuros que al calentarlos producen unos supbroductos llamados 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI), los cuales se ha demostrado causan cáncer.

 

Ingredientes:

Contiene sucralosa, o también conocida como splenda y acesulfame K, los cuales son edulcorantes no calóricos.

Está establecido a nivel mundial que los edulcorantes no calóricos no se recomiendan para niños.

Además de que aún no se conocen todos los impactos que pueden tener en el organismo y mucho menos en los niños, se ha establecido que los edulcorantes no calóricos mantienen el gusto por los sabores dulces intensos, lo cual no permite que haya un cambio de hábitos de alimentación.

El niño o niña por estar acostumbrado a sabores tan intensos difícilmente aceptarán sabores de alimentos naturales como las verduras, cereales integrales o hidratarse con agua. (Ver “Consumo de bebidas para una vida saludable: recomendaciones para la población mexicana”, www.cienciasdelasalud.edu.ar/powerpoints/bebidas_artic.pdf).

Además contiene benzoato de sodio, el cual se ha observado estar asociado a cambios en la conducta de los niños provocando hiperactividad y déficit de atención (ver “The effects of a double blind, placebo controlled, artificial food colourings and benzoate preservative challenge on hyperactivity in a general population sample of preschool children”, www.cspinet.org/new/pdf/bateman.pdf).

Contiene EDTA. La principal toxicidad del EDTA se da en el riñón. Las dosis repetidas puede causar anomalías en el túbulo contorneado distal (aquí se produce la los desechos y sustancias en exceso que no se filtran en la cápsula de Bowman del riñón se filtran aquí).

 

Etiquetado:

Contiene un personajes de caricatura y colores muy llamativos, lo cual induce a pensar que se trata de un producto para niños. Además de su presentación pequeña, redondita, atractiva y con tapa de botella deportiva.

En la parte posterior contiene una carita grande de un personaje de caricatura, lo que le hace sumamente atractivo y simpático para un niño.

En la parte frontal contiene una leyenda “ciel mini” con letras de colores, un dibujo de manzana con letras chicas que dicen sabor manzana.

También contiene un recuadro con una leyenda que dice: “con jugo del valle manzana”. Es importante mencionar que la cantidad de jugo que contiene, además de ser de concentrado (el cual de acuerdo con las guías dietéticas de Estados Unidos es un tipo de azúcar), es del 1%, equivalente a 3 ml.

En la parte inferior frontal del etiquetado contiene información en formato de los GDA, etiquetado propuesto y establecido por la misma industria (conmexico.com.mx/sitio/2011/03/conmexico-presenta-imagen-grafica-de-etiquetado-nutrimental-voluntario-checa-y-elige-claves-de-nutricion/).

Este tipo de etiquetado no tiene ningún tipo de regulación y es desorientador, ya que sólo se resalta lo que la industria desea resaltar y no proporciona información completa y con respaldo científico.

Un ejemplo es que para el caso de los azúcares, dice que cubre el 18% de los nutrimentos diarios recomendados para una dieta de 2,000 calorías. Ninguna institución de salud establece que el azúcar es una recomendación, sino que se manejan cantidades máximo tolerables, mas no recomendación.

Por otro lado, si el producto va dirigido a niños, no se pueden basar los porcentajes en una dieta de 2,000 calorías, consideradas como las calorías promedio que puede consumir un adulto.

El establecer este tipo de criterios es totalmente engañoso y no tiene respaldo científico alguno. La información correcta sería: 100% del azúcar máxima tolerada para un niño.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública, coordinado por el doctor Simón Barquera, demostró que ni siquiera estudiantes de nutrición pueden determinar la información real de los etiquetados propuestos por la industria (www.insp.mx/noticias/insp-general/2369-insp-general.html).

Es importante que el etiquetado no induzca al error, puesto que está claramente establecido en la norma oficial de etiquetado, NOM-051-SCFI/SSA1-2010, que la información no debe inducir a error y debe ser clara (http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5137518&fecha=05/04/2010).

 

Valoración general:

No recomendado para consumo habitual en adultos. Tampoco se recomienda para niños, porque contiene caramelo IV, el cual se ha demostrado claramente ser cancerígeno.

No vale la pena exponer a los niños a químicos tan fuertes como lo es el 4-metilimidazol y con probada evidencia científica de generar riesgos en salud.

Llama la atención que además de contener altos niveles de azúcar, contiene edulcorantes no calóricos.

No vale la pena exponer al organismo de los niños a recibir algún daño a través de la ingesta de bebidas como el presente producto, siendo que existen alternativas totalmente viables y mucho más baratas.

 

Alternativa:

Agua fresca de manzana.

Nota: es importante acostumbrar a los niños a que tomen agua simple. Es la mejor forma de hidratar el cuerpo y es la opción más saludable, tanto para niños como para adultos.

Notas relacionadas

Radiografía de… Sopa instantánea Maruchan > leer

Radiografía de… Yogurt bebible Activia de Danone > leer

Radiografía de… Antiox arándano, Del Valle, 1 litro > leer

Radiografía de… Levité sabor jamaica de 500 ml > leer

Radiografía de… Licuado de yogurt de Nestlé (480 ml) > leer