Radiografía de… Mantecadas Bimbo, sabor vainilla

22 julio, 2013 | : Análisis de productos

(Radiografía realizada con base en la información nutrimental, empaque y publicidad del producto, correspondiente a la fecha en que se publicó. Es posible que la empresa haya realizado reformulaciones al producto o cambios en el empaque, aunque en esencia siguen utilizando las mismas tácticas de promoción y publicidad.)

• El paquete completo de 6 piezas contiene el equivalente a 8½ cucharadas cafeteras de azúcar y casi 10 cucharadas cafeteras de grasa.
• Cubre del 213 al 284% de la cantidad máxima tolerada de azúcar diaria para un niño o niña, 170% para una mujer y 122% para un hombre.
• 804 calorías por paquete: el 40% de las calorías que se sugieren para un adulto promedio para todo el día.
• Mejor cómete un pan dulce integral casero o tradicional.

22 julio 2013. En México tenemos la cultura del pan dulce. Sin embargo, jamás se puede comparar el pan dulce tradicional mexicano con este tipo de pan industrializado.

En esta ocasión, hemos incorporado a la radiografía el rubro de calorías y grasa, ya que nos llamó la atención la cantidad tan elevada de calorías que contiene el paquete ¡Oferta! de 6 Mantecadas Bimbo.

Observa la radiografía con la que la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, nos desentraña las verdaderas características y el valor nutricional de este producto.

 

Mantecadas Bimbo, sabor vainilla (6 piezas, paquete ¡Oferta!):

 

Azúcar:

Cada porción de una pieza contiene 7.1 gramos de azúcar, lo que equivale a 1½ cucharada cafetera de azúcar.

El paquete completo de 6 piezas contiene 42.6 gramos, lo que equivale a 8½ cucharadas cafeteras de azúcar.

Al adquirir un paquete, las personas difícilmente consumen una sola mantecada.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón la cantidad máxima tolerable de azúcar para una mujer no debe ser mayor a 5 cucharadas. Con un paquete completo de mantecadas se cubre el 170% de la cantidad total para una mujer.

Para un niño equivaldría del 213 al 284% de la cantidad máxima tolerada, la cual es de 3 a 4 cucharadas de azúcar, según el mismo organismo.

Y para un hombre cubriría el 122% de la cantidad máxima tolerable, que es de 7 cucharadas.

8½ cucharadas cafeteras de azúcar en un solo paquete es una cantidad de azúcar muy elevada para todos los grupos de edad, pues se superan las cantidades máximas toleradas de azúcar por más del 100% hasta casi el 300%.

Esto es preocupante, ya que la mayoría de la población cuando compra un paquete de Mantecadas no está consciente de las cantidades tan altas de azúcar que está por consumir.

Es frecuente que las Mantecadas se utilicen como colación, mientras “comemos bien” o con un café, ya sea en la oficina o con invitados.

Sin embargo, estudios científicos han comprobado que el alto consumo de azúcar se ha asociado a un mayor riesgo a padecer obesidad y diabetes (ajcn.nutrition.org/Intake of sugar.pdf+html).

En la actualidad, la diabetes es una de las primeras causas de muerte en México (www.elpoderdelconsumidor.org/Medio millón de muertos.pdf).

No es casualidad que México se haya convertido en uno de los países con mayor consumo de alimentos industrializados (www.eluniversal.com.mx/finanzas/México, de los países que más consume alimento procesado) y también en uno de los países que mayores problemas de salud tiene en la actualidad (www.huffingtonpost.com/Mexico Obesity.html).

Además de esto, se ha observado que los altos consumos de azúcar provocan adicción, por lo cual, una vez que se convierte en hábito es mucho más difícil dejarla de consumir (www.saber.ula.ve/Evidence That Intermittent.pdf).

Es preocupante que la población cada vez tenga mayor acceso a este tipo de productos y que éstos se hayan convertido en parte de la ingesta cotidiana. En México, tenemos la cultura del pan dulce, sin embargo, jamás se puede comparar el pan dulce tradicional con este tipo de pan industrializado.

 

Calorías:

804 por paquete.

Un solo paquete de Mantecadas Bimbo cubre el 40% de las calorías que se sugieren para un adulto promedio para todo el día, que es de 2,000 calorías.

 

Grasa:

El paquete completo contiene 49.2 gramos, es decir, ¡casi 10 cucharadas cafeteras de grasa!

De acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la ingesta de grasa no debe ser mayor al 30% de las calorías totales (www.who.int/nutrition/topics/5 population nutrient.html) o un equivalente de 600 calorías (contemplando un promedio de 2,000 calorías).

Un solo paquete de Mantecadas cubre casi el total de las grasas recomendadas con 443 calorías o el 22% de las calorías provenientes de grasas totales.

 

Fibra:

El total por paquete es de 0 gramos, es decir, es meramente harina refinada.

La cantidad de fibra para un adulto debe ser mínimo 25 gramos diarios.

Para un niño o adolescente el consumo de fibra recomendable es de 19 a 25 gramos al día.

Un aspecto importante de la fibra es que provenga de distintas fuentes como de granos enteros, frutas y verduras (www.who.int/dietphysicalactivity/publications/gsfao obesity.pdf).

Se ha demostrado que las dietas bajas en fibra es aumentan el riesgo de cáncer colorrectal (www.cancer.gov/espanol/Lo que usted necesita saber sobre el cáncer de colón y recto.pdf).

 

Sodio:

Por paquete contiene 522 miligramos o el 22% del requerimiento total de sodio para un adulto, que es no más de 2,400 miligramos.

La relación directa entre mayor consumo de sodio y valores elevados de presión arterial se demuestra en diversos estudios.

La ingesta de sodio en la población ha incrementado considerablemente, ya que la dieta tradicional mesoamericana ha cambiado para ser sustituida por lo que se le ha denominado la dieta occidental o alimentación basada en productos industrializados altos en azúcares, grasas y sal.

Solo algunos productos industrializados están exentos sodio (hyper.ahajournals.org/Dietary Approaches to Prevent and Treat Hypertension.pdf+html).

 

Ingredientes:

Harina de trigo (gluten), azúcar, huevo, aceite vegetal, grasa vegetal, jarabe de maíz de alta fructosa, almidón modificado de maíz, bicarbonato de sodio, sulfato de aluminio y sodio, fosfato monocálcico, grasa butírica, monoglicéridos destilados de ácidos grasos, sustituto de grasa butírica, sal yodada, leche, saborizante artificial, propionato de sodio, ácido sorbico, goma xantana, sorbato de potasio, colorante artificial (amarillo 5, rojo 40), vitaminas y minerales (vitamina B1, B2, B3, hierro).

Contiene 2 diferentes tipos de endulzantes y 5 diferentes tipos de grasas.

Contiene grasa vegetal, manteca vegetal (a la cual también se le llama grasa vegetal), grasa animal (grasa butírica), monoglicéridos destilados (que en los panes se usa para prevenir el envejecimiento de la masa, proporciona una fina y suave textura y prolonga su vida útil. Asimismo, contiene sustituto de grasa animal.

Se observa que contiene 27 ingredientes en total. De acuerdo con el investigador Michael Pollan, en su libro The Food Rules, cualquier producto que contenga más de 5 ingredientes, no es recomendable.

 

Colorantes:

Contiene tartrazina, también llamado amarillo 5, y rojo allura o rojo 40.

Ambos colorantes se han asociado a inducir cambios de conducta en niños como hiperactividad y déficit de atención (www.cspinet.org/new/pdf/bateman.pdf).

 

Etiquetado:

En la parte inferior derecha se muestran los GDA (Guías Dietarias de Alimentación) generados y utilizados por la misma industria.

Esta información que se muestra no se puede considerar “guía”, ya que en realidad lo que hace es confundir al consumidor.

Un ejemplo, es que en la información se utilizan denominaciones como “% de los requerimientos diarios recomendados”. Los organismos internacionales no establecen una “recomendación” de azúcar añadida, sino que han establecido una cantidad máxima tolerable. La Asociación Americana del Corazón indica ingestas máximas tolerables de azúcares del 5% y la Organización Mundial de la Salud no más del 10% de las calorías totales.

La industria de alimentos y bebidas no maneja estos criterios, por el contrario, ha generado sus propios criterios que carecen de validez científica. Otro ejemplo claro, son los valores de azúcar que se proporcionan.

El porcentaje que se establece de azúcar en el etiquetado es del 8%, sin embargo de acuerdo con las cantidades máximo toleradas de azúcar acorde a criterios internacionales, los porcentajes son totalmente distintos. En este sentido, el porcentaje de azúcar sería del 170%, acorde a la Asociación Americana del Corazón, y cubriría un 85% de la cantidad máxima tolerada, acorde con la Organización Mundial de la Salud .

El tipo de información que utiliza la industria en los etiquetados frontales desorienta a los consumidores en lugar de orientarlos. Este tipo de información induce a creer que las cantidades, ya sean de calorías, grasas saturadas, sodio o azúcar son bajas cuando en realidad no lo son. Además, la industria no siempre resalta los mismos nutrientes o utiliza la misma información: adecúan qué tipo de información resaltar dependiendo del tipo de producto. En este caso, no se encuentra el criterio de fibra porque es de 0 gramos.

El etiquetado es la única orientación que el consumidor realmente tiene para conocer cuál es la calidad nutricia de los productos industrializados. Es importante que el etiquetado no induzca al error puesto que está claramente establecido en la norma oficial de etiquetado, NOM-051-SCFI/SSA1-2010 que la información no debe inducir a error y debe ser clara (dof.gob.mx/05/04/2010).

La el engaño publicitario de estos productos no sólo es en el etiquetado mismo, sino también en sus comerciales.

 

Valoración general:

No recomendado para su consumo habitual.

De preferencia, no consumir por sus altas cantidades de azúcar, grasa y sal; colorantes artificiales, como tartrazina y rojo allura; diferentes tipos de endulzantes como el jarabe de alta fructosa; aceite y manteca vegetal, además de grasa animal.

El presente producto es alto en azúcar, grasa y sal; ante la combinación de estos ingredientes en altas cantidades el potencial adictivo es mucho mayor (books.google.com.mx/books/salt+sugar+fat).

Niños con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) deben evitar por completo alimentos con colorantes artificiales como los mencionados.

 

Alternativa:

Pan dulce integral casero o tradicional (moderadamente).

No olvidemos que la obesidad es una enfermedad y además es una epidemia, es decir, existe “algo” en el ambiente que está enfermando a la gente. A este ambiente se le ha llamado ambiente obesigénico.

A diferencia de otras epidemias que se han presentado en la historia, entre lo que nos está enfermando, es el consumo de productos ultra industrializados o a lo que se le ha denominado la “dieta occidental”. Ésta consiste en el alto consumo de productos con concentraciones elevadas de azúcar, grasa, sal, harinas refinadas y bajos en fibra.

La obesidad no es una cuestión de “decisión personal”, ya que existe un fuerte engaño con referencia la calidad de los productos que consumimos (Lustig, 2010. www.youtube.com/watch?v=277MKP7uV5g).

Notas relacionadas

Radiografía de… Kellogg’s Nutri-Grain Frutela Mora Azul > leer

Radiografía de… Radiografía de… Peñafiel Limonada (600 ml) > leer

Radiografía de… Jugo de soya AdeS sabor naranja (200 ml) > leer

Radiografía de… Leche con avena de Quaker (236 ml) > leer

Radiografía de… Frutsi (250 ml), de Del Valle > leer