Radiografía de… Negrito (ahora llamado: Nito) Bimbo (62 g., un paquete)

4 febrero, 2014 | : Análisis de productos

(Radiografía realizada con base en la información nutrimental, empaque y publicidad del producto, correspondiente a la fecha en que se publicó. Es posible que la empresa haya realizado reformulaciones al producto o cambios en el empaque, aunque en esencia siguen utilizando las mismas tácticas de promoción y publicidad.)

(A finales del 2015 detectamos que ya no incluía el ingrediente azodicarbonamida, o al menos ya no se reporta entre sus ingredientes.)

• Producto ultraprocesado con 50 diferentes ingredientes en total.

• Cuatro cucharadas cafeteras de azúcar por paquete.

• Dos cucharadas cafeteras de grasa.

• 252 calorías por paquete .

• Contiene colorantes asociados a déficit de atención e hiperactividad en niños y niñas, y caramelo III, el cual se ha demostrado ser cancerígeno.
 

3 febrero 2014. El 34% de las calorías totales de Negrito Bimbo provienen solamente de azúcar; el resto es grasa.

Por ello, el Negrito Bimbo es básicamente azúcar con grasa y aditivos.

Observa la radiografía con la que la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, nos desentraña las verdaderas características y el valor nutricional de este producto.

 

Negrito (ahora llamado: Nito) Bimbo (62 gramos, un paquete):

 

Azúcar:

21.3 gramos por paquete, lo que equivale a poco más de cuatro cucharadas cafeteras de azúcar.

El 34% de las calorías totales del producto provienen solamente de azúcar; el resto es grasa.

Para un niño o una niña, ya que la publicidad va dirigida a ese segmento de la población, el Negrito Bimbo cubre del 85 al 142% de la cantidad de azúcar máxima tolerada diaria para un niño o niña, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, pues este organismo indica que la cantidad de azúcar máxima tolerada para los infantes debe ser de tres a cinco cucharadas cafeteras de azúcar para todo un día.

Del total de los carbohidratos disponibles, el 57% es pura azúcar, el resto es harina refinada con grasa y colorantes. Es importante mencionar que la harina refinada metabólicamente se absorbe de manera similar al azúcar.

Alguien que consume diario o frecuentemente este tipo de productos tiene mucho mayor riesgo a padecer obesidad, síndrome metabólico y diabetes (jama.jamanetwork.com/Sugar-Sweetened Beverages_).

Además de esto, se ha observado que los altos consumos de azúcar provocan adicción, por lo cual una vez que se convierte en hábito es mucho más difícil dejar de consumir (www.saber.ula.ve/bitstream/Evidence intermittent_.pdf).

 

Fibra:

0.8 gramos.

La cantidad de fibra que se sugiere consumir para un niño o niña en todo el día es de aproximadamente 19 gramos provenientes de granos enteros, frutas y verduras (www.who.int/dietphysicalactivity/publications/gsfao obesity.pdf).

Este producto no contiene nada de fibra.

 

Grasa:

10 gramos, lo que es equivalente a dos cucharadas cafeteras de grasa.

 

Colorantes:

Contiene colorantes artificiales, como rojo 40 o rojo allura, amarillo 5 o tartrazina, amarillo 6 o amarillo ocaso, azul 1 o azul brillante, los cuales están asociados a cambios de conducta y déficit de atención en niños (www.cspinet.org/new/pdf/bateman.pdf).

También contiene colorante caramelo III, el cual se elabora con sulfuros que al calentarlo se producen un supbroducto llamados 2-metilimidazol (2-MI), el cual se ha demostrado causa cáncer (www.cspinet.org/new/FDA Urged to Prohibit Carcinogenic “Caramel Coloring”.html).

 

Ingredientes:

Harina de trigo, azúcar (35%), relleno sabor chocolate (22.5%, conformado por: azúcar, aceite vegetal, sustituto de leche, cocoa, grasa vegetal, lecitina de soya, sal yodada, benzoato de sodio, bicarbonato de sodio, saborizante artificial y hierro aminoquelado), aceite vegetal parcialmente hidrogenado, levadura, mono y diglicéridos de ácidos grasos, estearoil, lactato de sodio, carboximetilcelulosa de sodio, enzimas, grasa vegetal, cocoa, gluten de trigo, glucosa, sal yodada, agar agar, fosfato monocalcico, cloruro de amonio, color caramelo tipo III, propionato de calcio, ésteres de ácido diacetil tartárico de mono y diglicéridos, goma algadorrobo, grenetina, almidón de maíz, canela molida, carbonato de calcio, saborizante artificial, hierro triglicinado aminoquelado, zinc aminoquelado, maltodextrina, sulfato y fosfato de aluminio y sodio, sulfato de calcio, bicarbonato de sodio, vitamina B1, B2, B3, hierro, amarillo 5, rojo 40, ácido ascórbico y azodicarbonamida*.

La cantidad de ingredientes en total que contiene este producto es realmente elevada: 50 diferentes ingredientes en total.

Esto nos refleja que el Negrito Bimbo es un producto ultraprocesado, alto en azúcar y grasa, y de bajo o nulo valor nutricional.

Es importante mencionar que los científicos recomiendan no consumir un producto que contenga más de cinco ingredientes en total.

El segundo ingrediente es azúcar y el tercero es nuevamente azúcar, y posteriormente grasa.

El producto contiene tres diferentes tipos de endulzantes (azúcar, glucosa, maltodextrina), el azúcar sola se menciona dos veces.

El Negrito Bimbo es básicamente azúcar con grasa y aditivos.

Entre los aditivos que contiene se encuentra el cloruro de amonio, cual se al ser ingerido puede provocar nauseas, vómito y acidosis en dosis elevadas. Como cualquier sustancia derivada del amonio puede irritar la piel en dosis concentradas. La FDA lo declaró seguro sólo para el empaquetado, pero aquí se utiliza como ingrediente de la masa para el pan. Aunque la FDA lo haya aprobado para uso en empaquetados, cualquier ingrediente que contenga amonio y que se use en un producto para consumo, por supuesto, no es recomendable.

Este tipo de productos ni siquiera se recomienda ofrecerlo como postre a un niño o una niña, ya que es elevada la cantidad de colorantes, derivados del petróleo y con impactos neurológicos en los niños y niñas, y otros aditivos.

El consumo habitual de este tipo de productos representa un riesgo para los niños y niñas (podcast.uctv.tv/webdocuments/The Fructose Epidemic.pdf).

Es esencial que la energía que se consuma provenga principalmente de hidratos de carbono complejos, grasas poliinsaturadas, monoinsaturadas y proteínas de fuentes, como los cereales enteros (avena, amaranto, arroz integral, trigo integral, cebada, centeno, etc.), leguminosas, productos de origen animal, frutas y verduras ya que son ricas también en fibra y micronutrimentos como las vitaminas y minerales (www.who.int/nutrition/topics/5 population nutrient_/en/).

Una de las poblaciones que el Estado debe proteger prioritariamente es la infancia. La industria no debe dirigir este tipo de productos a los niños y niñas, ya que representan un riesgo para su salud.

 

Etiquetado:

El empaque es muy llamativo.

En la parte frontal contiene colores brillantes y contrastantes naranja y verde.

En el centro del paquete tiene el nuevo nombre del producto: “Nito” (solía ser “Negrito”, que es como la mayoría de los consumidores lo conocen).

Acompaña al nombre, la imagen de una caricatura de un niño que aparenta estar en la etapa temprana de la adolescencia (entre ocho y 11 años).

El niño tiene un peinado tipo gran “afro”, es decir, el cabello crespo estilizado de una forma esponjada y porta un “Negrito-Nito” abierto en su mano, en su empaque pero mordido.

El niño se encuentra con una gran sonrisa y con una apariencia, dirían los jóvenes: “cool”.

En medio del paquete también hay una leyenda vistosa y llamativa de promoción que dice “Ganar Ganar con pan dulce y Barras Bimbo”.

En la parte frontal sólo se muestran la cantidad de calorías por paquete, con un porcentaje abajo que está basado en una dieta de 2,000 calorías.

Es de llamar la atención que el producto va claramente dirigido a los niños y las niñas, y las calorías en las que se basa el porcentaje establecido están basadas en una dieta para un adulto.

En la parte lateral derecha se observan descritas las bases de la promoción, sin embargo la letra es tan pequeña que la vuelve prácticamente ilegible.

La promoción consiste en “ganarte” otro producto, según te toque en una leyenda dentro del empaque.

Este tipo de estategias publicitarias se utilizan para captar la atención de los consumidores y para generar cierta lealtad hacia la marca, además de promover su consumo continuo en caso de salir ganador.

En la parte trasera se encentra la información nutrimental y la lista de ingredientes.

Si bien la información nutrimental se presenta con colores contrastantes, la letra es sumamente pequeña.

La lista de ingredientes es totalmente ilegible, ya que el fondo es transparente dejando ver el color del panecillo, las letras son de color café (lo que hace que se dificulte mucho para leer), además de ser sumamente pequeñas.

El etiquetado es uno de los únicos elementos con el que los consumidores pueden guiarse para conocer qué es lo que realmente consumirán.

Si el etiquetado es confuso, no proporciona datos que sean realmente orientadores y es ilegible, entonces se dificulta mucho que los consumidores puedan tomar decisiones informadas.

Es importante que el etiquetado no induzca al error, puesto que está claramente establecido en la norma oficial de etiquetado, NOM-051-SCFI/SSA1-2010, que la información no debe inducir a error y debe ser clara (www.dof.gob.mx/NOM051 05/04/2010.html).

En cuanto al cambio de nombre del producto, al parecer hubo un gran debate en torno a si era o no discriminatorio.

La publicidad sigue siendo la misma, pero con el nuevo nombre. Sin embargo, mantiene el mismo sentido (www.youtube.com/watch?v=kU0Ui8AaoT4).

Por otro lado, dado el producto da la apariencia de ser un “pan dulce de chocolate”, para niños y niñas, es frecuente que las madres de familia no consideren que sea tan malo para proporcionarlo a sus hijos, inclusive hay ocasiones en que en algunas familias se puede llegar a proporcionar a los hijos como si fuese parte del desayuno, ya que en México tenemos la costumbre de ofrecer pan dulce con leche como parte del desayuno o merienda.

 

Valoración general:

No recomendado para consumo en niños y niñas, por la cantidad tan elevada de azúcar, grasa, colorantes y aditivos (como el cloruro de amonio).

 

Alternativa:

Pastel casero de chocolate (cacao) como postre esporádicamente y en una porción pequeña.

Nota: No olvidemos que la obesidad es una enfermedad y además es una epidemia, la cual se presenta porque existe “algo” en el ambiente que está enfermando a la gente.

A diferencia de otras epidemias que se han presentado en la historia, aquí entre lo que nos está enfermando es el consumo de productos ultra industrializados o a lo que se le ha denominado la “dieta occidental”, que consiste en el alto consumo de productos con concentraciones elevadas de azúcar, grasa, sal, harinas refinadas y bajos en fibra.

Esta enfermedad no es una cuestión de “decisión personal”, ya que existe un fuerte engaño con referencia a lo que consumimos (www.youtube.com/The Fructose Epidemic – An Article by Dr Robert H. Lustig).

_______________________________________________

* A finales del 2015 detectamos que ya no incluía el ingrediente azodicarbonamida, o al menos ya no se reporta entre sus ingredientes.

Notas relacionadas

Radiografía de… Donas Bimbo (105 g., paquete con cuatro donas) > leer

Radiografía de… Choco-torro de Marinela (50 g., pastelito con relleno) > leer

Galletas Panditas de Marinela (33 g., un paquete) > leer

Radiografía de… Coca-Cola (600 ml.) > leer

Radiografía de… Nescafé Cappuccino (sobre con 20 g. para ½ taza) > leer