Radiografía de… Yogurt piña coco Alpura 250 ml

23 enero, 2012 | : Análisis de productos

23 enero 2012. Otro claro ejemplo de los productos que exageran sus propiedades y mienten en su etiqueta para engañar al público consumidor. La realidad aflora al observar la radiografía con la que la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, nos desentraña las verdaderas características y el valor nutricional de este producto.

Yogurt bebible piña coco Alpura 250 ml (1 taza):

Azúcar:

33.6 gramos por envase, lo que equivale a 7 cucharadas cafeteras de azúcar. Esto cubre del 100% al 140% de lo que un adulto puede consumir para todo el día, de acuerdo ala Asociación Americana del Corazón, pues la cantidad de azúcar máxima tolerada diaria para un adulto es de 5 a 7 cucharadas cafeteras.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que no se debe superar más del 10% de las calorías totales, no excediendo 10 cucharadas de azúcar añadida para todo el día. Conforme con el límite máximo establecido por la OMS, uno solo de estos productos cubre el 70% de azúcar tolerado para todo el día.

Etiquetado:

Los colores no contrastan lo cual hace más difícil ver la información nutrimental. La Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010 de etiquetado (http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5137518&fecha=05/04/2010) establece que los colores deben de ser contrastantes:

“4.2.10.1.3 Los datos que deben aparecer en la etiqueta deben indicarse con caracteres claros, visibles, indelebles y en colores contrastantes, fáciles de leer por el consumidor en circunstancias normales de compra y uso”.

En este caso, los colores del etiquetado son principalmente blanco y amarillo. Además, la letra es muy pequeña y difícilmente se puede leer.

Respecto a los nutrimentos que aporta para el azúcar, en el envase establece que “los porcentajes son basados en los nutrimentos diarios recomendados”, cuando la azúcar añadida no es un nutrimento recomendado en ningún país para la dieta diaria. Existe una tolerancia máxima, mas no recomendación por los organismos internacionales de la salud.

Por otro lado, no se conoce exactamente cómo se establecen los porcentajes de 37%, ya que ni con los límites más amplios permitidos equivale al porcentaje que se establece en el etiquetado. Este tipo de etiquetado sólo confunde más a los consumidores.

Vale la pena señalar que el yogurt es un derivado de la fermentación de ciertos lactobacilos, que brindan beneficios a la salud. Sin embargo, los yogurts industrializados, hoy en día, contienen cantidades muy altas de azúcar, lo que contrarresta los beneficios que pudiesen brindar, como lo indican los índices de diabetes que han aumentado considerablemente en la última década.

Un factor que ha sido determinante para presentar mayor riesgo a padecer diabetes es el alto consumo de azúcares añadidos. Alguien que consume diario o frecuentemente este tipo de productos tiene mucho mayor riesgo a padecer obesidad y diabetes (ver “Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review”. Versión electrónica disponible más adelante).

Además, se ha observado que los altos consumos de azúcar provoca adicción, por lo cual, una vez que se convierte en hábito, es mucho más difícil dejarla de consumir (ver “Evidence That Intermittent, Excessive Sugar Intake Causes Endogenous Opioid Dependence”. Versión electrónica disponible más adelante).

Ingredientes:

El segundo ingrediente es dulce de piña-coco, contiene colorantes naturales.

Valoración general:

No recomendado para consumo habitual. Se podría tomar como un postre, dado sus altos contenidos de azúcar, mas no como un producto saludable para su consumo frecuente.

Alternativa:

Piña colada con yogurt. se puede utilizar un poco de miel o azúcar mascabado para endulzar al gusto.

Nota: Existen muchos yogurts industriales que contienen, además de grandes cantidades de azúcar, aditivos que tienen impactos en la salud. Éste no fue el caso, pero las cantidades de azúcar que contiene sí son elevadas, al representar el 100% de lo que para un adulto es tolerado consumir.

Existen niños que consumen estos productos creyendo que son saludables, sin embargo para un niño es el doble del azúcar que puede consumir en todo el día. Hay personas que inclusive consumen dos o más de estos productos diarios con el afán de “cuidar” un poco más lo que consumen.

Es importante estar alerta a los productos que se anuncian como saludables, ya muchas veces resultan más peligrosos, pues creemos que estamos consumiendo algo saludable y resulta que en realidad no lo es. Sólo son engaños publicitarios.

De esta manera, los consumidores no logramos detectar que dichos productos son en realidad nocivos para nuestra salud. Es importante tener cuidado especialmente si hay alguna condición especial como diabetes o hipertensión. Los consumidores confiados en los etiquetados frontales y las leyendas más visibles frecuentemente hacemos caso a las promociones o a la información que más se resalta en este tipo de productos.

Descarga de archivos

Vasanti S Malik, Matthias B Schulze, and Frank B Hu. “Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review” > descargar (PDF, 163 Kb)

Carlo Colantuoni, Pedro Rada†, Joseph McCarthy, Caroline Patten, Nicole M. Avena, Andrew Chadeayne and Bartley G. Hoebel. “Evidence That Intermittent, Excessive Sugar Intake Causes Endogenous Opioid Dependence” > descargar (PDF, 200 Kb)

Notas relacionadas

Radiografía de… Danup de Danone 250 ml > leer

Exigimos a Cofepris retirar etiquetado de ConMéxico > leer

Reconoce California riesgo de cáncer en Coca-Cola > leer

Jarabes de miel, el dulce engaño > leer

Radiografía de… Nestea té blanco 600 ml > leer