Radiografía de… Yogurt Oikos natural tipo griego de Danone (150 g, 1 botecito)

7 agosto, 2017 | : Análisis de productos

  • Casi 3 cucharadas cafeteras de azúcar añadida en poco más de ½ taza.
  • Contiene almidón modificado, ingrediente utilizado como espesante y crema añadida, motivo por el cual es tan “cremoso”.

Por: Xaviera Cabada

7 agosto 2017. Échale un vistazo a nuestras radiografías de productos: sencillas, concisas y documentadas.

 

Yogurt Oikos natural tipo griego de Danone (150 gramos, 1 botecito):

 

Azúcares:

Cada envase de 150 gramos (g) contiene 19 g de azúcares totales, de los cuales 13.2 g son azúcares añadidos,* lo que equivale a 2½ cucharadas cafeteras de azúcar.

Este valor se obtiene de restar a la cantidad de azúcares que se lee en la etiqueta (19 g), los gramos de lactosa -un azúcar natural del yogurt- que de acuerdo con la Profeco es de 5.8 gramos en 150 gramos, dando como resultado los 13.2 gramos de azúcares añadidos.

Esto indica que ni la información nutrimental ni la etiqueta frontal del producto permiten al consumidor saber ¿cuántos azúcares añadidos contiene este producto?

Cabe recordar que la cantidad de azúcares añadidos que contienen los productos es información de mayor relevancia para los consumidores, ya que éstos son los tipos de azúcares que provocan daños metabólicos a la salud y se encuentran en una gran cantidad de productos.1

La cantidad de azúcares añadidos que contiene este envase de yogur cubre el 52% de la cantidad máxima tolerada de azúcar, para todo un día para un adulto de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.3

Este porcentaje es elevado, especialmente por el tamaño de la porción que es de ½ taza. Si algún adulto consumiera el equivalente de una taza de este yogurt para un desayuno, merienda o colación, ya estaría cubriendo más del total del azúcar máxima tolerada para todo un día.

El alto consumo de azúcar se ha asociado a un mayor riesgo de padecer obesidad y diabetes.4

La población cada vez tiene mayor acceso a este tipo de productos, que se han convertido en parte de la ingesta cotidiana, lo que ha contribuido a que se degeneren malos hábitos a largo plazo.

Se ha visto que en la población mexicana el yogur aporta el 28.3% de azúcares añadidos.

Si bien el yogur es consumido sólo por el 8.5% de la población en general, para el caso de los preescolares y escolares el consumo de yogurt es mayor, con un 27.8%.5

Ingredientes:

Leche descremada pasteurizada y/o reconstituida pasteurizada de vaca, crema, azúcar, sólidos de leche, almidón modificado, grenetina y cultivos lácteos.

El producto contiene 7 ingredientes en total. Es un aspecto positivo que no contenga colorantes o edulcorantes no calóricos. Si bien la cantidad de azúcar es elevada para el tamaño del envase, al menos no contiene otros químicos añadidos como edulcorantes artificiales.

Contiene almidón modificado, este ingrediente frecuentemente se utiliza en el mercado de los yogures para dar mayor consistencia.

El yogurt natural tradicional no contiene ninguno de estos aditivos, sino que es sólo la leche y los cultivos lácteos.

En la industria se utiliza toda una gama de químicos e ingredientes para lograr alargar la vida de anaquel, abaratar costos de producción y dar propiedades aglutinantes, espesantes, saborizantes o de color a los productos, dado que en el proceso de industrialización se pierde la esencia natural.

Ante la adición de esta diversidad de ingredientes se abarata el costo de producción para la empresa, mas no para el consumidor.

Etiquetado:

El etiquetado es todo azul con blanco. Se muestra en el centro una cucharada con yogurt de aspecto cremoso. De hecho, contiene una leyenda que establece ser “excepcionalmente cremoso”. El producto es cremoso porque se le añadió crema, no porque el yogurt contenga alguna propiedad especial.

En la parte posterior se observa una leyenda que establece ser el yogurt “para muchos, el mejor yogurt del mundo”, sin embargo no existe forma alguna de comprobar dicha leyenda.2

Para el caso de la información nutrimental, las letras son pequeñas y no se alcanzan a distinguir inmediatamente.

Para la información de azúcares no se desglosan los azúcares añadidos, por lo cual se convierte más difícil en determinar la cantidad exacta.

La lista de ingredientes también es difícil de leer por el tamaño de las letras tan pequeñas.

Recordemos que el etiquetado es la única orientación que el consumidor realmente tiene para conocer cuál es la calidad nutricional de los productos industrializados. Por ello, es importante que el etiquetado resalte y haga claramente visible la información que realmente importa y orienta al consumidor. En la NOM-051-SCFI/SSA1-2010 se establece específicamente que la información no debe inducir a error y debe ser claramente visible al consumidor final.7

La falta de orientación en los etiquetados ha contribuido a los padecimientos que actualmente se viven en el país como el sobrepeso, obesidad y diabetes.

La obesidad y diabetes son enfermedades que se han convertido en epidemias como consecuencia del ambiente obesigénico y diabetogénico que vivimos.

A diferencia de otras epidemias que se han presentado en la historia, el consumo de productos ultraprocesados o a los que se les ha denominado la “dieta occidental” ha contribuido en gran medida a la obesidad y diabetes.8

La obesidad y diabetes en la actualidad son fuertes problemas de salud pública.

Nuestra valoración:

No recomendado para consumo habitual, por ser fuente importante de azúcares añadidos.

Se puede consumir como postre de forma esporádica.

Te proponemos:

Yogurt natural, casero, batido.

Si se pretende añadir proteína al yogurt, se puede utilizar amaranto natural o alguna semilla.

_____________________________________

  1. Ng, S.W., Slining, M.M., & Popkin, B.M. (2012). Use of caloric and noncaloric sweeteners in US consumer packaged foods, 2005-2009. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics , 112(11), 1828-1834.e1821-1826.
  2. Profeco. Y se hizo el yogurt. Análisis bioquímico, etiquetado y normatividad de los diferentes yogures en el mercado. Revista del consumidor. 2017. Reporte disponible en: www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/220757/RC483_Estudio-Yogur-Internet.pdf.
  3. OMS (2015). Directriz: ingesta de azúcares para adultos y niños. Resumen en español disponible en: apps.who.int/iris/bitstream/10665/154587/2/WHO_NMH_NHD_15.2_spa.pdf?ua=1&ua=1. Documento completo sólo disponible en inglés en: apps.who.int/iris/bitstream/10665/149782/1/9789241549028_eng.pdf?ua=1.
  4. Sugar-Sweetened Beverages, weight gain, and incidence of type 2 diabetes in young middle-aged women. Schulze MB, Manson J, Ludwig DS, Colditz GA, Stampfer MJ, Willett WC y Hu FB. JAMA 2004;292:927-934.
  5. Dommarco R, Olmedo NL, Soto TA, Pedraza L, Sánchez T. Consumo de productos lácteos en la población mexicana. Resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. INSP. Disponible en: www.insp.mx/images/stories/Produccion/pdf/140401_Productos_lacteos-5febrero.pdf.
  6. NOM-051-SCFI/SSA-2010. Especificaciones generales para etiquetados de alimentos y bebidas no alcoholicas preenvasados. Información comercial y sanitaria. dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5137518&fecha=05/04/2010).
  7. Lustig R. The fructose epidemic. Video de conferencia Dr. Robert Lustig disponible en: www.youtube.com/watch?v=277MKP7uV5g.

Notas relacionadas

Radiografía de… Barritas Special K de Kellogg´s Crisp Manzana (18 g, 1 barrita) > leer

Radiografía de… Corn Flakes de Nestlé (porción de 30 g) > leer

Radiografía de… Radiografía de… Caldo de vegetales Santiveri (11 g, 1 pastilla) > leer

El poder de… La cebada > leer

Un menú práctico, saludable y barato #75 / Menú con ¡el poder de los quelites! > leer