Es fácil y
rápida de usar

La aplicación es totalmente gratuita y se encuentra disponible en la AppStore y en la tienda de Google Play.




Uno de los principales derechos que tenemos como consumidores, es el derecho a la información. Por ello es importante contar con un etiquetado en los productos procesados que sea claro y fácil de entender, de esta forma podemos saber si el contenido de azúcar, grasa y sodio que contiene puede representar un riesgo a nuestra salud.

El etiquetado es la única herramienta con la que contamos como consumidores al momento de comprar algún producto procesado.

Conoce nuestra aplicación del semáforo nutrimental


El actual etiquetado es confuso y difícil de entender, ante esta situación, nos dimos a la tarea de desarrollar una aplicación que te permita saber si la cantidad de azúcar, grasa y sodio de un producto, es baja, media o alta, esto aplica para bebidas y alimentos procesados.

La aplicación funciona escaneando el código de barras del producto, si se encuentra en la base de datos, te arrojará la información a través de un semáforo. ¡Es muy fácil utilizarla!

Esperamos que esta herramienta te sirva para tomar mejores decisiones de compra, y mejorar tus hábitos alimenticios

¿Cómo utilizar esta aplicación?

Nuestra aplicación funciona con una base de datos de algunos productos, a partir de la cual se detectan los códigos de barras y automáticamente se despliega el semáforo nutrimental. Cuando el producto no se encuentra en la base de datos, el consumidor introduce 4 simples datos que vienen en la tabla nutrimental de los productos.


  1. Tamaño de la porción en gramos para los alimentos, y en mililitros para las bebidas. (Es muy importante que se ubique correctamente esta información)
  2. Contenido de azúcares en dicha porción
  3. Contenido de grasas saturadas en dicha porción
  4. Contenido de sodio en dicha porción

De esta forma, se muestra el semáforo nutrimental de los bebidas y alimentos procesados, además de incluir una advertencia general para su consumo, así como alternativas saludables.

Te recomendamos complementar la información que presenta el semáforo nutrimental leyendo los ingredientes que contiene el producto. No se recomienda consumir productos con más de 5 ingredientes y evitar aquellos con harinas refinadas. Por ejemplo, los alimentos preparados en panadería suelen contener muchos menos ingredientes en comparación con los industrializados, que llegan a tener hasta más de 20 ingredientes.

El semáforo nutrimental, una alternativa para realizar mejores elecciones.

¿Qué es un etiquetado nutrimental?

Es una herramienta que puede ayudarte en la elección de bebidas y alimentos procesados, así como en general en los hábitos de alimentación de las personas. Para que esta herramienta te sea útil, la lectura de esta información debe ser sencilla y rápida. El etiquetado actual, representa un riesgo a la salud ya que promueve un alto consumo de azúcar al utilizar un valor de referencia de consumo al día de 90 gramos, en lugar de los 50 gramos que recomienda la Organización Mundial de la Salud para azúcares añadidos.

Reprueban consumidores etiquetado frontal de Cofepris
Representa un riesgo a la salud el nuevo etiquetado de alimentos y bebidas


Nuestra propuesta: Un etiquetado que sea un “semáforo nutrimental”

El diseño del etiquetado en esta aplicación se inspiró en el formato del etiquetado frontal implementado actualmente en Ecuador. En él se informa a través de un semáforo con colores verde, amarillo o rojo, si el producto tiene un bajo, medio o alto contenido de azúcares, sodio y grasa saturada. Es importante que tengas en cuenta que el semáforo y la aplicación, funcionan únicamente para alimentos y bebidas procesadas y ultraprocesadas, es decir, productos a los que se les añadieron ingredientes diferentes al alimento de base como son azúcares, grasas y sodio.

Te recomendamos no utilizar la aplicación para alimentos mínimamente procesados, como frutas y verduras congeladas, nueces, yogurt sin azúcar, granos enteros, ya que puede arrojarte una lectura errónea.

Es importante mencionar que, debido a la normatividad mexicana, el consumidor no puede distinguir la cantidad de azúcares añadidos a los productos de los azúcares naturales que pueden venir en la fruta, lácteos y otros productos. Por lo anterior, en ocasiones la aplicación puede subestimar su presencia. Los productos para los cuales se debe tomar en cuenta esto son: lácteos (leches, yogurt y queso) y los productos que contengan fruta fresca o seca como granolas. Sin embargo, también es cierto que la mayoría de los productos empaquetados comercializados tienen altas cantidades de azúcares añadidos. Una forma de valorar esta información es verificar la lista de ingredientes. Si dentro de ellos se encuentran las siguientes denominaciones, (es probable que el producto contenga altas cantidades de azúcares) azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa, sacarosa o dextrosa.

Aplaudimos entrada en vigor del etiquetado tipo semáforo en Ecuador

Algunas definiciones útiles

Para tener un mayor entendimiento de los conceptos, les compartimos las siguientes definiciones: Alimentos sin procesar o mínimamente procesados: Son partes de plantas o animales que no tienen procesamiento industrial más que posiblemente el empaquetado. Son alimentos que no agregan sustancias nuevas (como grasas, azúcares o sal) en su procesamiento excepto el agua. (OPS/OMS, 2015)

Por ejemplo: frutas, verduras, frijoles, nueces, semillas, granos, maíz o pescado o carne frescos, o que han sido secados, congelados, molidos o fermentados sin la adición de grasas, azúcares o sal, además, agua, yogurt o leche sin sabor.

Alimentos y bebidas procesados: Son adicionados con grasas, aceites, azúcares, sal y otros ingredientes. Esta categoría incluye alimentos en los que se utilizaron métodos de conservación como el salado, o fermentación. (OPS/OMS, 2015)

Por ejemplo: las verduras enlatadas que contienen sal, pescado en aceite enlatado, quesos o carnes saladas o ahumadas, frijoles con sal enlatados o panes elaborados solo con harinas, agua, sal y fermentos.

Alimentos y bebidas ultraprocesados: Son elaborados a través de procedimientos industriales, es decir, a partir de sustancias. Estos productos usan saborizantes, aditivos y colorantes para parecer alimentos verdaderos cuando no lo son. Son empacados, pertenecen a una marca y son altamente publicitados. (OPS/OMS, 2015)

Existen muchos ejemplos: pan dulce industrializado, cereales y pan de caja, botanas, refrescos, jugos y néctares, etc.

Azúcares añadidos: También se conocen como azúcares libres (OMS, 2015) y son todos aquellos azúcares agregados por el fabricante, cocinero o los consumidores, así como a los azúcares naturalmente presentes en la miel, los jarabes, los jugos de frutas y los concentrados de jugos de frutas.

Grasa saturada: También se conocen como ácidos grasos saturados y de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana para la orientación alimentaria, se debe recomendar limitar este nutrimento ya que favorecen la ateroesclerosis, una enfermedad caracterizada por el endurecimiento de las arterias, factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Sodio: Es uno de los componentes de la sal que se agrega a los alimentos, además de que está presente naturalmente en la mayoría de ellos. Sin embargo, la industria alimentaria añade grandes cantidades de sodio para realzar sabores y en combinación con el azúcar generan un efecto adictivo. El alto consumo de sodio se asocia con el incremento de la tensión arterial, factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares.

¿Quieres más información de productos?

Conoce todas nuestras radiografías de productos procesados en: http://elpoderdelconsumidor.org/productos-procesados/ Referencias OPS/OMS. (2015) Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas. OMS. (2015). Directriz: Ingesta de azúcares para adultos y niños. Ginebra, Suiza.

Notas relacionadas

Referencias OPS/OMS. (2015) Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas. OMS. (2015). Directriz: Ingesta de azúcares para adultos y niños. Ginebra, Suiza.

Recibe nuestro
boletín