Otros productos analizados

Esta lista es dinámica: se actualiza con regularidad, para ofrecerte más y mejor información.

A

B

C
Cigarros. Al aspirar el humo del cigarro el cuerpo absorbe 4,722 sustancias de las cuales 400 son tóxicas, 45 son cancerígenas y 12 son gases de alto riesgo (Clínica de Atención al Fumador , Centro Médico Nacional Siglo XXI). Por padecimientos relacionados con el tabaquismo, en México mueren cada año 60 mil personas, es decir, una cada diez minutos. La industria tabacalera ha ocultado sistemáticamente los daños que causan sus productos. Ante las primeras evidencias de daños a la salud por el hábito de fumar, a principios de la década de 1950, la industria del tabaco contrató a las más importantes agencias de relaciones públicas e invirtió grandes sumas en publicidad y en cabildeo para evitar tanto el rechazo de los consumidores como la acción reguladora del gobierno. Durante décadas, estas corporaciones vincularon en sus campañas publicitarias el tabaco con la juventud, la salud y la aventura, mientras negaban los daños que provocaba el tabaco, a pesar de que tenían informes internos que los confirmaban. La legislación para regular a esta industria tardó años y aún no es suficiente. Varias compañías del tabaco han debido pagar demandas millonarias por los daños causados a millones de personas.

D
DDT. A lo largo de décadas, este compuesto fue usado para combatir la presencia de insectos trasmisores de diversas enfermedades e incluso fue rociado directamente a las personas. La Organización Mundial de la Salud y las agencias gubernamentales promovieron su uso masivo, argumentando que no representaba ningún riesgo a la salud. Sin embargo, en 1962 Rachel Carson publicó La Primavera Silenciosa donde demostró que este insecticida causaba graves impactos a lo largo de la cadena alimenticia e incluso mermaba las capacidades de reproducción. Las corporaciones Monsanto, Velsicol, American Cyanamid y el propio Departamento de Agricultura de los Estados Unidos emprendieron una campaña difamatoria contra Carson. Pero una década después fue reconocido el potencial tóxico del DDT y fue prohibido en los Estados Unidos.

J
Juguetes. Si bien el juego es fundamental para el desarrollo de los niños, hay juguetes que obstaculizan o deforman este desarrollo, e incluso resultan riesgosos. Este es el caso de los productos que pueden llevarse a la boca y que son elaborados con plástico, pues es común que contengan ftalatos, sustancia que utilizada para reblandecer el PVC se desprende y es cancerígena. Otro caso son los juguetes con pequeñas piezas desprendibles. Mattel, la mayor empresa de juguetes del mundo, se vio obligada en 2007 a retirar 20 millones de juguetes de las estanterías porque en su mayor parte contenían piezas pequeñas que podían ser ingeridas por los niños y ocasionarles asfixia (esto se ha identificado como causa de muerte) u otros daños, como perforación de intestinos por tragar pequeños imanes. La corporación intentó engañar a la opinión pública argumentando que el retiro de juguetes se debía a la presencia de plomo en la pintura, pero esto sólo era cierto en el 10% de los productos, los demás tenían graves problemas de diseño. (más) Por otra parte, también hay juguetes que engañan a los consumidores al afirmar que favorecen el desarrollo intelectual de los niños desde edades tempranas, como el Baby Einstein. Otros juguetes no solo vinculan a los niños con personajes de moda sino que los enganchan en una mercadotecnia consumista. A esto se suman los juguetes que generan ansiedad, aislamiento, agresividad, déficit de atención y sedentarismo, entre otros problemas. (más) Otra situación que ha sido documentada es la fabricación de juguetes por menores de edad que trajaban en condiciones de “esclavismo moderno”. Esto se comprobó en China, con la producción del juguete de Elmo, felpudo personaje de Plaza Sésamo, para la segunda comercializadora de juguetes del mundo: Hasbro. En esa fábrica, los menores tienen jornadas de 13 a 15 horas al día, durante los siete días de la semana, duermen hacinados en el mismo sitio y deben producir casi un juguete por minuto a cambio de menos de una milésima parte del precio al que será vendido. (más)