¡Consumir casi 33 kilos de azúcar al año se recomienda con nuevo etiquetado!

Foto: (Prometeo Lucero / El Poder del Consumidor)• La cantidad de azúcares permitidos del nuevo etiquetado rebasa en 80% las recomendaciones internacionales y la propia Estrategia Nacional contra la Obesidad y la Diabetes.

• Una Coca-Cola de 600 mililitros con el criterio de la OMS tendría que indicar: Azúcar 126% del máximo tolerable, pero con el criterio del nuevo etiquetado promovido por Cofepris dirá: Azúcar 70% del requerimiento diario recomendado.
 

9 abril 2014. Con varios letreros sobre el engaño y riesgo de obesidad y diabetes que representa el recién aprobado etiquetado frontal de alimentos y bebidas, integrantes de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA —de la que El Poder del Consumidor forma parte— realizaron una protesta el día de hoy frente a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) responsable de esta iniciativa.

Una madre de familia cargaba un cartel que preguntaba: “Cofepris: ¿Darías a tus hijos esta cantidad de azúcar al año?”, mientras una niña cargaba otro que también preguntaba “Cofepris: ¿Por qué la recomiendas para todos los niños?”.

La Cofepris ha establecido en el nuevo etiquetado un requerimiento diario recomendado de azúcar de 90 gramos que al año sumaría un consumo de 32.85 Kilogramos.

Para los niños fue imposible cargar un costal con la cantidad de azúcar que el etiquetado recomienda consumir en un año. En la protesta, otro niño portó un cartel con la leyenda: “¡Tanta azúcar me dará diabetes!”

Este etiquetado, promovido por Cofepris, establece como requerimiento diario recomendado para consumo de azúcares totales correspondiente a 90 gramos (18 cucharadas cafeteras) muy por encima de los 50 gramos (10 cucharadas cafeteras) de azúcares añadidos establecidos como máximos tolerables por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un día para un adulto y de la mitad de esa cantidad para un niño.

Tal es la preocupación por el alto consumo de este tipo de azúcares, que la propia OMS lleva una consulta pública para reducir su recomendación de ingesta máxima tolerable a la mitad, es decir a 25 gramos (5 cucharadas cafeteras).

La OMS establece como “azúcares añadidos” todos los azúcares que se agregan por el fabricante a los alimentos procesados, los cuales se han relacionado con el incremento del riesgo de presentar diversas enfermedades, como la obesidad, la diabetes y el síndrome metabólico.

En cambio, los “azúcares totales”, además de los azúcares añadidos también incluyen los azúcares que se encuentran de forma natural en las frutas, en algunas verduras como la zanahoria, el betabel y el jitomate y también están presentes de manera natural en los productos lácteos, los cuales forman pueden formar parte de una dieta saludable.

No tiene sentido alguno ni tiene utilidad para los consumidores conocer los “azucares totales” porque estos confunden al sumar los azúcares presentes en alimentos naturales y recomendados para la dieta con azúcares añadidos a los alimentos que no son recomendados y que representan un riesgo a la salud.

El concepto de “azúcares totales” ha sido introducido a etiquetados frontales propuestos por las empresas porque ocultan la cantidad de azúcares añadidos.

El concepto de “azúcares totales” mezcla los azúcares naturales presentes en alimentos recomendables y esenciales para la dieta con azúcares añadidos que no son recomendables y representan un riesgo para la salud.

A la industria no le conviene respetar y especificar los “azucares añadidos” a través de los criterios internacionales, ya que muchos de sus productos exceden el límite.

Por ejemplo: una Coca-Cola de 600 mililitros con el criterio de la OMS tendría que indicar: Azúcar 126% del máximo tolerable.

La misma Coca-Cola con el criterio del nuevo etiquetado promovido por Cofepris dirá: Azúcar 70% del requerimiento diario recomendado.

El consumo diario de la cantidad de azúcar establecida en el etiquetado promovido por Cofepris como requerimiento diario representa un alto riesgo de desarrollar síndrome metabólico, obesidad y diabetes.

Xaviera Cabada, nuestra coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor señaló: “El dictamen final de la Comisión Federal para la Mejora Regulatoria (Cofemer) para aprobar este etiquetado carece de seriedad e imparcialidad, ya que sólo menciona un artículo científico que evaluó diversas opciones de etiquetado frontal y que fue realizado en Australia. Cofemer no menciona los dos únicos estudios que se han desarrollado en México por parte del Instituto Nacional de Salud Pública para evaluar opciones de etiquetados frontales y que descalifican el etiquetado que ha elegido Cofepris para hacerlo obligatorio en México. Este etiquetado es el que desarrollaron las empresas y que desde 2012 denunciamos ante Cofepris por engañoso. Cofepris ahora lo vuelve oficial en un atentado contra el interés público y la salud”,

En tanto, Katia García, nuestra encargada de Investigación en Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, añadió: “El caso del dictamen de Cofemer llega al extremo de que oculta las conclusiones del único artículo científico que cita. El artículo citado y que está realizado en Australia por Kelly y colaboradores, en 2009, concluye que el tipo de etiquetado promovido por Cofepris no es entendible por la población y menos por los sectores sociales de bajos ingresos. En cambio, el etiquetado del semáforo es calificado como la mejor opción para todos los grupos sociales, en especial los de bajos ingresos. El desaseo en todo el proceso para imponer un etiquetado desarrollado por las empresas como obligatorio es evidente cuando se cita sólo una fuente científica que, incluso, concluye lo contrario al dictamen”.

El Poder del Consumidor ―asociación civil integrante de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA― recordó que en la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes estableció que el etiquetado frontal informaría sobre los “azúcares agregados” con el criterio de la OMS (200 kilocalorías).

El etiquetado promovido por Cofepris contraviniendo a la Estrategia ha establecido “azúcares totales” con el criterio que habían desarrollado las empresas (360 kilocalorías).

En varios países de América Latina, como Chile y Ecuador, ya se tomaron medidas para establecer etiquetados frontales más acordes con las recomendaciones internacionales, haciendo a un lado el etiquetado de las empresas y sus criterios engañosos.

Los miembros de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA prevén que la Estrategia Nacional contra la Obesidad y la Diabetes será un fracaso si no se articulan políticas sólidas y con base científica.

El etiquetado frontal deja en ridículo la Estrategia Nacional contra la Obesidad y la Diabetes a escala internacional.

Notas relacionadas

Propuesta de reformas para prevenir obesidad infantil en el Distrito Federal > leer

Contribuirá nuevo etiquetado de alimentos y bebidas a la obesidad y diabetes > leer

Pierde rumbo el PAN del DF y defiende el consumo de chatarra > leer

La doctora Mercedes Juan López y las 12 cucharadas > leer

Es imperioso un etiquetado verdaderamente orientador > leer


 

blog comments powered by Disqus