En el Día Mundial de la Salud dedicado a la depresión se reafirma la necesidad de acciones para una adecuada alimentación

6 Abril, 2017 | : Salud, Prensa, Salud nutricional

  • Este 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud con el lema “Hablemos de la depresión”.
  • La depresión ocupa el primer lugar entre todas las causas de años de vida asociados con discapacidad en las mujeres y el segundo en varones.
  • El riesgo de tener depresión cuando se tiene diabetes es 2.2 veces más frecuente y 2.8 veces más probable cuando se trata de obesidad.

6 abril 2017. En este Día Mundial de la Salud, en el que se conmemora el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo internacional invita a las personas a conocer más sobre la depresión, una condición que afecta cada vez a más personas en el mundo a través de la campaña “Hablemos de la depresión”.

En México, la depresión se ubica dentro de las primeras 10 causas de atención de consulta externa en los servicios de salud de todo el país.

También ocupa el primer lugar entre todas las causas de años de vida asociados con discapacidad en las mujeres y el segundo en varones, después de la lumbalgia, es decir, que es una causa importante de discapacidad entre la población adulta mexicana.

Con base en encuestas, se calcula que la depresión afecta a alrededor de 5% de la población, lo que se traduce en millones de mexicanos.

Este padecimiento afecta a personas de diversas edades y estatus social, aunque tiende a ser más prevalente en personas de menores recursos económicos.

Las consecuencias de esta condición son para el individuo, pero también para la sociedad, ya que se traduce en reducción de la productividad, además de que se relaciona con otras enfermedades.

Por ejemplo, según datos de la Encuesta Mundial de Salud Mental el riesgo de tener depresión cuando se tiene diabetes es 2.2 veces más frecuente que cuando no existe esta enfermedad y se tiene 2.8 veces más probabilidad cuando se trata de obesidad.

Las personas que padecen de depresión suelen buscar tratamiento en forma muy tardía, especialmente en México, donde los afectados tardan hasta 14 años en promedio en obtener un tratamiento especializado.

La OMS hace énfasis en que esta afectación es prevenible, comprenderla también es una forma de reducir la estigmatización que hay a su alrededor.

Como la mayoría de los padecimientos, la depresión está asociada con la nutrición y una adecuada alimentación puede ayudar a prevenir o proteger del problema o su severidad.

Distintos estudios han demostrado que las personas con dietas altas en verduras, frutas y otros alimentos fuente de antioxidantes son menos propensas a padecer esta condición.

Un estudio realizado en adultos indicó que quienes tuvieron niveles más altos de carotenoides (compuestos presentes en verduras y frutas color amarillo-naranja) tuvieron menor probabilidad de desarrollar síntomas de depresión.

En este estudio destacó que este efecto ocurría en dosis-respuesta, es decir, que era dependiente de la cantidad, indicando que a mayor consumo de carotenoides menor la probabilidad de presentar síntomas de depresión.

En otro estudio, las mujeres con mayor consumo de jitomate (fuente de licopeno, potente antioxidante) tuvieron la mitad de probabilidad de presentar síntomas de depresión.

Los estudios muestran que estos efectos se obtienen solamente consumiendo los alimentos que contienen estos compuestos y no los suplementos que se venden en tiendas.

Aunado a lo anterior, la evidencia también indica que una alimentación alta en productos altamente procesados como bebidas azucaradas y comida rápida aumenta el riesgo de padecer depresión leve y moderada.

La depresión como padecimiento suele asociarse únicamente a condiciones de vida y no a lo que comemos.

Actualmente, la población mexicana tiene una amplia oferta y fácil acceso a productos ultraprocesados, los cuales ofrecen buen sabor y conveniencia, pero poca salud y nutrición. En contraste, la oferta de alimentos frescos y saludables es menor.

Al respecto, Fiorella Espinosa, investigadora en Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, indicó: “Hablar de la relación entre depresión y alimentación como forma de prevenirla permite reiterar nuevamente los beneficios a la salud que tiene el consumo de una dieta basada en verduras, frutas, semillas y granos enteros, alimentos ricos en antioxidantes y otros compuestos benéficos. De igual modo, es una oportunidad para insistir en la importancia y necesidad de disminuir el consumo de alimentos altamente procesados, para lograr una población más sana y menos enferma”.

La Alianza por la Salud Alimentaria —de la que somos parte— hace nuevamente un llamado a las autoridades para tomar acciones con el objetivo de transitar a dietas más saludables garantizando el acceso a alimentos frescos y saludables para toda la población.

Descarga de archivos

Boletín de prensa > descargar (PDF, 223 Kb)

Notas relacionadas

El etiquetado frontal de alimentos y bebidas mexicano es un atentado contra la salud, contribuye a la epidemia de obesidad y diabetes > leer

El Poder del Consumidor – 10 años de trabajo a favor de los derechos de los consumidores > leer

La comunidad internacional de salud pública demanda a EPN cesar espionaje e intimidación a defensores de la salud pública e investigar y castigar a los culpables > leer

Urgen medidas más fuertes para combatir el exceso de sal, “el asesino oculto” > leer

Movimiento mundial de consumidores pide un mundo digital seguro y mejor en el Día Mundial de los Derechos del Consumidor > leer