Impuesto a bebidas azucaradas logra reducir su compra en hogares mexicanos

16 junio, 2015 | : Salud, Salud nutricional

carrusel EPC Impuesto refresco-3• Reducción promedio en compras fue de 6%, alcanzando 12% al final del año.

• Hubo reducción en todos los niveles socioeconómicos, pero fue mayor en el nivel más bajo con un 17% al final del año.

• Resultados indican que los impuestos a bebidas azucaradas coadyuvan al cambio de comportamientos en bien de la salud pública.
 

16 junio 2015. México enfrenta una epidemia de obesidad asociada al deterioro de los hábitos de alimentación en la población, además es el principal consumidor de bebidas azucaradas en el mundo, con un promedio de 163 litros, muy por encima del promedio mundial. Entre 1989 y 2006 el consumo de estas bebidas aumentó en un 60% per cápita. Fuerte evidencia ha demostrado que el consumo regular de bebidas azucaradas aumenta la probabilidad de desarrollar sobrepeso, obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares. En el año 2013, las principales causas de muerte fueron las enfermedades cardiovasculares y diabetes, resultando en 145 mil 237 y 87 mil 245 muertes respectivamente.

El 1° de enero de 2014 entró en vigor el impuesto especial (IEPS) a bebidas azucaradas, cuyo objetivo es desincentivar su consumo debido a los efectos negativos en la salud que conlleva. El monto del impuesto fue de un $1 peso por litro, lo que por precio promedio equivale al 10%.

En este contexto, la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA —de la que somos parte— dio a conocer los resultados preliminares del estudio sobre el efecto del impuesto en las compras de bebidas azucaradas en los hogares mexicanos durante 2014, realizado por el Centro de Población de la Universidad de Carolina del Norte y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

El estudio reveló que hubo una reducción promedio de 6% en las compras de bebidas con impuesto durante todo el año 2014.

La reducción fue aumentando a lo largo del año hasta alcanzar un 12% en diciembre.1

El modelo matemático ajustó la tendencia a la baja en la compra de bebidas azucaradas que ocurría desde el año 2012 y tomó en cuenta las variables macroeconómicas que se asocian con compras como salario y desempleo.

ConfPrensaImpuestoBebidasAzucaradas
 

Los resultados preliminares indican que las compras de bebidas azucaradas en los hogares se redujeron en todos los niveles socioeconómicos, observando una reducción mayor en el nivel más bajo.

Los hogares de menores recursos redujeron sus compras de bebidas azucaradas en 9% en promedio durante el año 2014 y alcanzaron una reducción de 17% al final de este año.

El estudio señala que se registró un aumento del 4% en el consumo de bebidas sin impuesto, en especial agua embotellada, señalando que no se registró el consumo de agua no embotellada.

El hecho de que el efecto del impuesto fue mayor al fin del año que al inicio está apoyado por las conclusiones de otros estudios relacionados con impuestos, como el tabaco. Se ha observado que los impuestos aplicados a productos que son difíciles de dejar de consumir no tienen un impacto inmediato y éste crece a mediano plazo.

Al respecto, Alejandro Calvillo, nuestro director en El Poder del Consumidor, miembro de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA, declaró: “En los últimos meses de 2014 las familias más pobres no sólo habían reducido el consumo de bebidas azucaradas en sus hogares sino que también estaban gastando menos en estas bebidas, ya que la baja del consumo alcanzó 17% hacia el final del 2014, esto quiere decir que la reducción está superando al impuesto y, por lo tanto, el total del gasto en bebidas azucaradas es menor”.

Por su parte, Fiorella Espinosa, investigadora de Salud Alimentaria en El Poder del Consumidor, comentó: “Estos datos son relevantes tomando en cuenta que en México una diabetes complicada puede llevar a una familia a la bancarrota, el mayor gasto en salud por el consumo de bebidas azucaradas se da en las familias más pobres, convirtiéndose en una causa de pauperización”.

De acuerdo con cifras del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), una persona que vive con diabetes complicada gasta un promedio de $65 mil 896 pesos al año en el tratamiento médico mientras que percibe un salario promedio anual de $61 mil 896 pesos,2 lo que es completamente insostenible.

El impuesto a las bebidas azucaradas en México logró una reducción en la compra y por ende en el consumo de estas bebidas, aún a pesar de ser un impuesto menor al recomendado y de las diversas tácticas comerciales puestas en marcha por las empresas refresqueras. De acuerdo con organismos nacionales e internacionales, como el INSP y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el impuesto para reducir el consumo de manera significativa debería ser de al menos un 20%.

ConfPrensaImpuestoBebidasAzucaradas2
 

Esta medida fiscal para la reducción del consumo de bebidas azucaradas, que es una de las causas del sobrepeso, la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, está demostrando su efectividad.

En el largo plazo, esta política se traducirá en la disminución de las cifras de obesidad y diabetes, así como de los costos en salud siempre y cuando se fortalezca el impuesto con una política integral de prevención y combate a estas enfermedades crónicas.

Esto puede tomar varios años y a condición de que se implementen las políticas complementarias de combate a la obesidad, con base en las recomendaciones nacionales e internacionales libres de conflicto de interés.

“El impuesto ha mostrado su efectividad en reducir el consumo de bebidas nocivas para la salud, pero es necesario complementarlo utilizando los recursos recaudados para el objetivo social por el cual fue aprobado. Las organizaciones de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA no desistiremos en exigir al gobierno que cumpla su promesa de utilizar los más de $18 mil millones de pesos que recaudó el impuesto en 2014 para la prevención de la obesidad y sus enfermedades asociadas, especialmente mediante el acceso al agua potable en escuelas con la instalación de bebederos. Asimismo, es necesario reforzar el impacto positivo del impuesto en la salud pública con un paquete de políticas integrales, las cuales incluyen la regulación efectiva de la venta de alimentos y bebidas no saludables en escuelas, así como campañas y programas efectivos de prevención, entre otros”, enfatizó Luis Manuel Encarnación, coordinador de la Coalición ContraPESO, miembro de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA.

Al respecto, las organizaciones demandamos:

    • Sea considerado el aumento del impuesto a bebidas azucaradas del 10 al 20% con lo cual se podría tener un mayor impacto en la salud de la población mexicana.

    • Se elimine el IVA al agua embotellada en envases menores de 10 litros, con el fin de hacer económicamente más accesible el agua que las bebidas azucaradas.

    • Que se aplique el recurso recaudado a la instalación de los bebederos de agua en las escuelas con sus sistemas de purificación, a la vez que se establece un programa integral de instalación de dispensarios de agua en espacios públicos y privados, así como una política integral de prevención.

Los resultados preliminares del estudio pueden consultarse en: www.insp.mx/epppo/blog/3659-reduccion-consumo-bebidas.html > ver

_____________________________________

  1. Se utilizó una base de datos de compra de bebidas en hogares de 53 ciudades del país con al menos 50 mil habitantes.
  2. Con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2012.

Notas relacionadas

The federal sugar-sweetened beverage tax is successfully reducing purchases in Mexican households > leer

Requiere respuesta contundente de gobiernos y sociedad civil el impacto de alimentos poco nutritivos > leer

Llamado a dejar de lado intereses económicos en la lucha vs la obesidad en México y Latinoamérica > leer

Consumo de bebidas azucaradas aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares > leer

Urgen acciones contra la obesidad infantil: OMS > leer


 

blog comments powered by Disqus