Interpreta mal Chertorivski resultados ENSANUT 2012

10 Noviembre, 2012 | : Salud, Salud nutricional

9 noviembre 2012. El Poder del Consumidor advierte que el Secretario de Salud, Salomón Chertorivski Woldenberg, ha realizado una “peligrosa interpretación” de los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT 2012), ya que ha expresado públicamente que la obesidad en México está controlada.

Los resultados de la ENSANUT, que fueron resguardados durante más de dos meses, presentan una disminución en el crecimiento de la prevalencia de sobrepeso y obesidad, y una pequeña disminución (dentro del marco de error estadístico) en la edad de 5 a 11 años, por el llamado fenómeno de “estabilización epidemiológica”.

Alejandro Calvillo, nuestro director de El Poder del Consumidor, afirmó que el Secretario de Salud pretende interpretar que la disminución en el crecimiento del sobrepeso y la obesidad es el resultado de las políticas públicas y de los compromisos empresariales. Sin embargo, “estas políticas públicas están basadas en el Acuerdo Nacional por la Salud Alimentaria que no contó con recursos asignados y cuyo fracaso se comprueba con la falta de cumplimiento de los compromisos adquiridos por las 17 dependencias gubernamentales que lo suscribieron”.

En cuanto al comportamiento de las empresas, dijo Calvillo, nada cambió, este se basó en autorregulaciones que llevaron a etiquetados engañosos y a un código para la publicidad de alimentos y bebidas que se dirige a la infancia que no contiene ningún criterio nutricional y perpetúa las prácticas que dañan los hábitos alimentarios desde temprana edad, como han demostrado diversos estudios.

De acuerdo con El Poder del Consumidor, México no es el único país en el mundo que está experimentando esta “estabilización” de las cifras de sobrepeso y obesidad. Existe evidencia de calidad proveniente de diversos países, como Estados Unidos, España, Australia, China, Inglaterra, Francia, Nueva Zelanda, Suecia, Suiza, Países Bajos, Rusia, Groenlandia, Escocia y Reino Unido. Sin embargo, con base en la evidencia científica actual, existen varias explicaciones para la “estabilización” de las cifras de sobrepeso y obesidad.

En el caso de México se han alcanzado cifras tan altas de sobrepeso y obesidad que es imposible que la velocidad de crecimiento siga siendo la misma que hace algunos años. Es decir, en 1988 la prevalencia de sobrepeso y obesidad en mujeres de 20 a 49 años fue de 34.5%, mientras que en el 2006 fue de 69.3%, por lo que la población susceptible a padecer sobrepeso u obesidad era mucho mayor hace algunos años.

Actualmente, ya son tantas las personas que padecen sobrepeso u obesidad que se dificulta mucho que las cifras sigan incrementando.

Alejandro Calvillo señaló que de acuerdo con la hipótesis de la saturación del equilibrio la población susceptible de desarrollar sobrepeso u obesidad en su mayoría ya los ha desarrollado, “hemos llegado al tope epidemiológico”. La población remanente, en su mayoría no es susceptible a desarrollar sobrepeso u obesidad. Sólo queda un pequeño porcentaje de la población que es susceptible y aún no los ha desarrollado. Sin duda, este es el caso de México donde siete de cada 10 adultos presenta sobrepeso u obesidad.

“Hacer suponer que se ha logrado desacelerar el crecimiento del sobrepeso y obesidad a partir de las ‘políticas públicas’ impulsadas por el Acuerdo Nacional de Salud Alimentaria y de los compromisos empresariales, representa un grave riesgo tanto para la salud de la población como para las finanzas públicas. Esta interpretación puede llevar, como lo desea el secretario Chertorivski y las empresas procesadoras de alimentos y bebidas, a bloquear urgentes medidas regulatorias que han sido recomendadas por organismos internacionales para modificar el ambiente obesigénico”, señaló nuestro director de El Poder del Consumidor.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Relatoría Especial por el Derecho a la Alimentación de la ONU han llamado al gobierno mexicano a declarar emergencia nacional por la epidemia de obesidad que vive; estos organismos advirtieron que de no intervenir con medidas drásticas el país no será viable sanitaria y financieramente, por lo que han llamado a regular la publicidad de comida chatarra dirigida a la infancia, desarrollar etiquetados realmente útiles para los consumidores e imponer impuestos a los refrescos, entre otras medidas. Todas estas, políticas públicas que han demostrado tener éxito en diversos países.

Se requiere, más que nunca, que la política en salud pública esté dirigida por profesionales en la materia que se encuentren libres de conflicto de interés, para que trabajen con base en criterios científicos y la experiencia internacional, manteniendo como objetivo único la salud de la población”, afirmó nuestro director de El Poder del Consumidor.

Notas relacionadas

Ampliamos queja en CNDH contra autoridades de salud > leer

El éxito de los osos diabéticos > leer

Ofrenda por muertos de diabetes en este sexenio > leer

Perjudica salud infantil la autorregulación de publicidad > leer

Refrescos, principal causa de obesidad y diabetes > leer