La infeliz verdad sobre los refrescos

27 Noviembre, 2012 | : Salud, Salud nutricional

Respuesta a refresqueras y Canacintra

27 noviembre 2012. Ante la campaña pública de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA para desincentivar el consumo de refrescos vinculándolo con los altos índices de obesidad y las consecuencias más dramáticas de una de sus principales daños, la diabetes, la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) y la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) hicieron público un comunicado en el que negaron que el consumo de estas bebidas esté relacionado con la obesidad y la diabetes y que su consumo haya aumentado en México.

La ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA advierte que las mentiras en que incurren las empresas refresqueras y la Canacintra atentan contra la salud de la población mexicana que sufre una de las más graves epidemias de obesidad y diabetes. Sus mentiras continúan la desinformación que ellos mismos han generado a través de una publicidad y etiquetados engañosos.

En respuesta a las mentiras de las refresqueras y Canacintra, la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA presenta las verdades sobre el consumo de refrescos en México y sus efectos.

“Existen estudios tanto en seres humanos como en animales que muestran que los refrescos no producen saciedad y la compensación que proveen, en términos de la reducción del consumo de otros alimentos o bebidas en comidas posteriores, es baja, por lo que el efecto neto es un aumento del consumo de energía y por lo tanto la obesidad, la cual es precursora de diabetes, enfermedades del corazón, infartos y muchos otros problemas de salud”.

Rivera J, Muñoz-Hernández O, Rosas-Peralta M, Aguilar-Salina C, Popñin B, Willett W. Consumo de bebidas para una vida saludable: recomendaciones para la población mexicana. Salud Pública Mex 2008; 50: 173-195.

No. 1
MENTIRA
“No existe evidencia científica concluyente ni estadística de que el consumo de bebidas con contenido calórico sea el causante del alto crecimiento de los índices de la diabetes en México”.

VERDAD
En México, contamos con el estudio de Jiménez-Aguilar y colaboradores, quienes analizaron datos de 10, 689 adolescentes de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006, en el que el consumo de refrescos se asoció positivamente con el Índice de Masa Corporal (IMC) en varones adolescentes mexicanos, ya que el análisis mostró que por cada porción consumida de refrescos, el IMC en los adolescentes varones aumentó 0.17 unidades.

Jiménez-Aguilar A, Flores M, Shama-Levy T. Sugar-sweetened beverages consumption and BIM in Mexican adoelscents. Mexican Natonal Health and Nutrition Suvey 2006. Salud Publica Mex 2009;51(4):S604-S612.

VERDAD
Un meta-análisis conducido por Vartanian y Schwartz encontró nexos claros del consumo de refrescos con el incremento de la ingestión de energía y peso corporal, y con el riesgo de diabetes y otras enfermedades no transmisibles.

Vartanian L, Schwartz M. Effects of soft drink consumption on nutrition and health: A systematic review an meta-analysis. Am J Public Health 2007; 97(4):667-675.

VERDAD
Una revisión sistemática conducida por Malik y colaboradores demostró una consistente asociación positiva entre el consumo de bebidas azucaradas, la ganancia de peso y la obesidad en niños y adultos.

Malik V, Schulze M, Hu F. Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review. Am J Clin Nutr 2006;84:274-88.

VERDAD
Otro estudio realizado por Liebman y colaboradores en 1817 adultos evidenció que aquellos que consumieron más de un refresco al día tuvieron 70% más probabilidad de presentar sobrepeso y 32% más probabilidad de presentar obesidad.

Liebman M, Pelican S, Moore S, et. al. Dietary intake, eating behavior, and physical activity-related determinants of high body mass index in rural communities in Wyoming, Montana, and Idaho. Int J Obes Relat Metab Disord 2003;27:684-92.

VERDAD
Un meta-análisis conducido por Malik y colaboradores demostró la clara relación entre el consumo de bebidas azucaradas y el riesgo de presentar síndrome metabólico y diabetes mellitus tipo 2. Los participantes con mayor consumo de bebidas azucaradas tuvieron 20% más riesgo de desarrollar síndrome metabólico que los participantes de menor consumo. Los participantes con mayor consumo de bebidas azucaradas tuvieron 26% más riesgo de desarrollar diabetes que los participantes de menor consumo.

Malik V, Popkin B, Bray G, Després J, Willet W, Hu F. Sugar-Sweetened Beverages and Risk of Metabolic Syndrome and Type 2 Diabetes. Diabetes Care 2010; 33(11):2477-2483.

VERDAD
Un estudio prospectivo reciente con datos del Estudio de Cohorte de Enfermeras de Estados Unidos de América encontró que las mujeres que consumen una o más porciones de refrescos endulzados con azúcar al día tienen un riesgo significativamente más alto de contraer diabetes mellitus tipo 2 respecto de aquellas que consumen menos de una porción al mes.

Schulze M, Manson J. Sugar-sweetened beverages, weight gain, and incidence of type 2 diabetes in young and middle-aged women. JAMA 2004; 292(8):927-934.

VERDAD
Ensayo aleatorio de 18 meses en 641 niños de 4 a 10 años que recibieron 250 ml de refresco con azúcar en el que el puntaje Z de IMC aumentó 0.15 unidades de Desviación Estándar.

De Ruyter J, Olthof M, Seidell J, Katan M. A Trial of Sugar-free or Sugar-Sweetened Beverages and Body Weight in Children. N Engl J Med 2012; 367: 1397-406.

VERDAD
Ensayo aleatorizado en 224 escolares y adolescentes con sobrepeso u obesidad y alto consumo de refrescos que fueron expuestos a una disminución en el consumo de refrescos. Al año de intervención encontraron una reducción de 0.57 unidades en el IMC y una pérdida de 1.9 kilogramos de peso.

Ebbeling C, Feldman H, Chomitz V, Antonelli T, Gortmaker S, Osganian S, Ludwing D. A Randomized Trial of Sugar-Sweetened Beverages and Adolescent Body Weight. N Engl J Med 2012; 367: 1407-16.

VERDAD
Revisión de tres estudios de cohorte de seguimiento (32,000 participantes) en el que analizaron la interacción entre la predisposición genética con el consumo de refrescos en relación con el IMC y el riesgo de obesidad. Encontraron que la asociación genética con adiposidad fue más pronunciada entre los participantes con mayores ingestas de refrescos y el riesgo de incidencia de obesidad por cada incremento de 10 unidades de riego aumentó a medida que se incrementa el consumo de bebidas azucaradas

Qi, Q, Chu A, Kang J, Jensen M, Curhan G, Pasquale L, Ridker P, Hunter D, Willet W, Rimm E, Chasman D, Hu F, Oi L. Sugar-Sweetened Beverages and Genetic Risk of Obesity. N Engl J Med 2012; 367: 1387-96.

A continuación, ponemos a tu disposición la posible descarga a tu computadora del documento completo de la respuesta de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA –de la que El Poder del Consumidor forma parte– a las refresqueras y Canacintra.

Descarga documento

Respuesta a refresqueras y Canacintra > descargar (PDF, 335 Kb)

Notas relacionadas

Intereses empresariales obstaculizan reducción de obesidad en Latinoamérica > leer

FAO valora campaña de México contra refrescos > leer

Actúa por la salud contra la diabetes y sus graves efectos > leer

Catastrófico el aumento de la diabetes en México > leer

Interpreta mal Chertorivski resultados ENSANUT 2012 > leer