¿Por qué en México se venden autos inseguros?

porque

Nuestro país es uno de los principales productores de vehículos en el mundo. Más del 80% de los autos que fabricamos los mexicanos ya cuentan con los mejores estándares de seguridad vehicular, pero dichos automóviles se exportan a América del Norte y Europa. El 20% que se queda en el país cuenta con niveles de seguridad muy inferiores e incluso con tecnologías obsoletas si las comparamos con las que son obligatorias en otros países.

Parte de estos modelos inseguros cuentan con versiones que se venden en el extranjero con todas las medidas de seguridad.

Te preguntarás ¿por qué sucede esto?

La razón de ello depende del mercado al cual va dirigido tal o cual modelo de auto. El gobierno de cada país impone las regulaciones que considere necesarias a la industria automotriz para garantizar la integridad de los usuarios de automóviles y vialidades, en nuestro país nos encontramos ante la falta de regulación del tema y lo que existe es obsoleto.

Para dar una idea de lo que se lleva a cabo en las mejores prácticas internacionales para normar la seguridad vehicular existen las regulaciones recomendadas por Naciones Unidas. Entre otras recomendaciones, las regulaciones técnicas contemplan los siguientes aspectos: prueba de impacto frontal, prueba de impacto lateral, frenos ABS, control de estabilidad (ESC o ESP), sistema de retención infantil Isofix y protección de impacto a peatones. Nuestro marco normativo actual no contempla ninguna de estas recomendaciones que, en su gran mayoría o con alguna variación, ya son una obligación en el resto de América del Norte y Europa.

Las regulaciones encargadas de la seguridad en México son dos:

·       NMX-D-148-1979 Data del año 1979 y define cómo calcular la distancia de frenado de un auto. Por su fecha de elaboración ignora los grandes avances que se han logrado en la tecnología de frenado.

·       NOM-119-SCFI-2000 Recién en el año 2000 da las especificaciones de los cinturones de seguridad con que debe de contar un automóvil. De acuerdo a esta norma se pueden colocar cinturones de dos puntos (pélvicos), que por los daños que han causado en impacto frontal se han dejado de usar desde hace ya varios en años en Estados Unidos y Europa.

Por lo tanto, en México al igual que en la gran mayoría de países de América Latina, África y varios de Asia, es legal que autos increíblemente inseguros se comercialicen. Es decir, nos encontramos ante un doble estándar de seguridad que maneja la industria automotriz.

Una de las principales razones de estos escenarios se debe a que la industria, busca obtener el máximo de ganancias con el menor de los costos posibles. Si la industria desea introducir sus productos a un mercado que no le exige regulaciones en cuanto la seguridad vehicular, como México, la industria sabe que en dicho país puede ahorrarse tecnologías que se le exigirían a su producto en la Unión Europea, Canadá o Estados Unidos, y comercializarlo sin ningún problema. A esto debemos añadir la falta de una buena regulación, misma que aprovecha la industria automotriz para crear un mercado subestándar, es decir de autos muy baratos pero que no cumplen con ningún estándar de seguridad, como el Nissan Tsuru o el GM Aveo (aún con bolsas de aire). Entonces una misma compañía ofrece un modelo con dos o más versiones: la básica -la más insegura- y la equipada – que puede contar con algunas especificaciones de seguridad-. De esta manera con la versión básica se ahorra dinero y con la versión equipada le puede extraer más ganancias a cada aditamento de seguridad o de otro tipo de componentes radio, rines, vestiduras, etc.

Uno de los argumentos que utiliza la industria automotriz para justificar la inconsistencia en los niveles de seguridad de los diversos modelos es que si se implementara un estándar tan exigente los autos subirían mucho de precio. Esto es falso, lo único que sucedería es que la oferta se nivelaría en cuestiones de seguridad, y el costo de las tecnologías dejaría de ser un aspecto redituable a la industria para pasar a ser un costo inevitable. Se ha visto en otros países que cuando se implementan regulaciones más exigentes de seguridad, por el incremento en el volumen de la demanda los precios de estas tecnologías bajan significativamente.

Para tener una idea del costo de algunos de los dispositivos hemos establecido un rango de precios que los fabricantes pagan por estas tecnologías. De acuerdo a los especialistas estos elementos de seguridad costarían como máximo:

Módulo de Airbag – bolsa de aire: $50 USD, es decir 875 MXN

ABS – sistema de frenos antibloqueo: $80-$350 USD. En pesos: $1440 a $6200 MXN

ESC o ESP – control electrónico de estabilidad: $30-$60 USD. En pesos: $540-$1080 MXN

 

blog comments powered by Disqus