Corresponsables candidatos y partidos de la obesidad

27 febrero, 2012 | : Salud, Salud nutricional

27 febrero 2012. Con siete de cada 10 adultos y uno de cada tres niños con sobrepeso u obesidad; con 10 millones de diabéticos y 150,000 personas que requieren diálisis para sobrevivir, muchos de ellos sin atención porque el Seguro popular no la cubre; con un sistema de salud pública colapsado incapaz de enfrentar la situación actual y que se derrumbará frente a las tendencias crecientes de las enfermedades asociadas al deterioro de los hábitos alimentarios en el país (20 millones de diabéticos para el 2020): los candidatos a la Presidencia y sus partidos políticos o han sido corresponsables de esta situación o, en el mejor de los casos, no tienen idea de cómo enfrentar esta situación.

Los gastos dirigidos al tratamiento de las enfermedades asociadas a la obesidad pasaron de $35,000 a $67,000 millones de pesos anuales en los últimos ocho años. La Secretaría de Salud ha proyectado que para el 2017 estos gastos asciendan a 170,000 millones de pesos y que rebasarán la capacidad financiera del Estado. El Poder del Consumidor afirma que los gastos generados por la epidemia de sobrepeso y obesidad son muy superiores a los reportados oficialmente y, en breve, dará conocer información al respecto.

 

Josefina Vázquez Mota y el PAN

Entre los candidatos a la presidencia de la República, Josefina Vázquez Mota (JVM) destaca en el tema de la obesidad por las posturas que tomó cuando estuvo al frente de la Secretaría de Educación Pública.

El 27 de septiembre de 2007 anunció que la empresa Coca-Cola ingresaría a las escuelas públicas con su programa “Movimiento Bienestar” con el supuesto fin de promover la actividad física.

De igual manera, el 17 de septiembre de 2007 participó en el lanzamiento del programa Pepsico “Vive Saludable”, permitiéndole a esta empresa su ingreso a los planteles de educación básica.

En una acción similar lanzó la primera feria nacional de cooperativas escolares con la participación de estas empresas mientras declaraba públicamente que la comida chatarra no saldría de las escuelas.

PAN

Durante los dos últimos sexenios gobernados por el PAN se han presentado en México los más acelerados incrementos de sobrepeso y obesidad infantil, los mayores en el mundo.

En especial, durante la administración de Vicente Fox, de acuerdo a las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición (1999-2006), el sobrepeso y la obesidad en niños de cinco a 11 años aumentó 40%.

La política de combate a la epidemia de obesidad, establecida en el Acuerdo Nacional de Salud Alimentaria, promovido por el Presidente Felipe Calderón, solamente ha tomado una medida que pudiera haber marcado un cambio de fondo: Los lineamientos para el expendio de alimentos y bebidas dentro de las escuelas. Sin embargo, estos lineamientos fueron reformados y debilitados al ceder el ejecutivo federal frente a las presiones de la industria procesadora de alimentos y bebidas.

La administración de más de 11 años del PAN han demostrado su incapacidad para enfrentar el problema, de manera especial, por su cercanía a los intereses de la gran industria procesadora de alimentos.

 

Enrique Peña Nieto y el PRI

Durante el gobierno del priista Enrique Peña Nieto (EPN) en el Estado de México no se implementó ninguna política para combatir la epidemia de sobrepeso y obesidad.

Lo anterior a pesar de que la Encuesta Nacional de Salud en Escolares registró en 2008 que en el Estado de México el 21.4% de los niños de primaria presentaban obesidad y el 8.7% sobrepeso, para alcanzar un total de 30% de los escolares con sobrepeso y obesidad.

En el Estado de México, como en la mayor parte del país, no se han introducido bebederos de agua en las escuelas, lo que predomina en las escuelas son alimentos altamente procesados, no se ha realizado ningún tipo de regulación para las cadenas de comida rápida y tampoco se han difundido campañas efectivas de orientación alimentaria.

PRI

Los legisladores del PRI se han caracterizado por bloquear las iniciativas para regular la publicidad de comida chatarra dirigida a los menores, para regular el etiquetado de los productos, para establecer impuestos a los refrescos, para regular la venta de comida chatarra en las escuelas, etcétera.

Cristina Díaz, actual Secretaria del PRI y expresidenta interina de ese partido es conocida por realizar campamentos de verano para niños en 2008, cuando era presidenta municipal de Guadalupe en el Estado de Nuevo León, patrocinados por Coca-Cola. Los campamentos para menores de edad contenían presencia masiva de publicidad de esta empresa cuando la refresquera se había comprometido, internacionalmente, a no hacer publicidad para niños. El 13 de abril de 2010 logró, como diputada federal, que la Cámara de Diputados aprobara una iniciativa de ley que no tenía ninguna otra intención que evitar que se establecieran regulaciones a la venta de alimentos de comida chatarra en las escuelas, por suerte fue rechazada en el Senado.

Existen algunos otros diputados del PRI, con cargos muy importantes en el partido, que han sido cabilderos de las empresas, como Sebastián Lerdo de Tejada, representante del PRI ante el IFE, que formó LTG Lobbying México, que ofrece a las empresas, entre otras cosas, “servicios de elaboración y promoción legislativa, impulso de iniciativas”.

 

Andrés Manuel López Obrador y el PRD

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ocupó la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal del años 2000 al 2005, cargo que dejó para ser candidato a la Presidencia de la República. Durante su gestión no desarrolló ningún programa específico para el combate de la epidemia de obesidad en la ciudad de México. Tampoco en su agenda política ha presentado una propuesta clara de políticas públicas para combatir el deterioro de la salud alimentaria.

Frente al argumento de que la epidemia de obesidad tomó relevancia hasta el 2006, cuando fue publicada la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, hay que señalar que desde hace más de 20 años el doctor Adolfo Chávez ya había advertido que si no se hacia algo para enfrentar el deterioro alimentario las consecuencias serían catastróficas.

PRD

Este partido ha tenido el gobierno del DF desde 1997, es decir, durante más de 14 años. El Distrito Federal presenta uno de los mayores índices de sobrepeso y obesidad infantil del país y del mundo: entre los alumnos de primaria el 26.3% presenta obesidad y el 12.3 sobrepeso, llegando a un total de 38.5% de los y las niñas con sobrepeso u obesidad.

A partir del 2006, el PRD no sólo obtuvo nuevamente el gobierno del Distrito Federal sino también obtuvo mayoría en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Ninguna medida efectiva, ninguna regulación se ha implementado por el gobierno del DF y la ALDF para prevenir y disminuir el sobrepeso y la obesidad, solamente se anunció la instalación de bebederos de agua potable en las escuelas y de acuerdo a primeras evaluaciones de El Poder del Consumidor, esta medida se ha implementado en un porcentaje muy reducido de las escuelas públicas.

Se le planteó al GDF y la ALDF ocho propuestas de regulaciones para combatir esta epidemia (acceso gratuito a agua potable en restaurantes, escuelas y espacios públicos, información sobre calorías de alimentos y bebidas en restaurantes de cadena, prohibición de regalos y promociones en paquetes de alimentos dirigidos a niños, desarrollar campañas de orientación alimentaria que informen de los beneficios o riesgos de los diferentes productos de alto consumo) sin que ninguna se haya aplicado.

 

El tema de la obesidad en las plataformas electorales federales y programas de gobierno de los partidos para el periodo 2012-2018

PAN:

No toca el tema y no menciona en ninguna ocasión la palabra obesidad.

La Plataforma Electoral del PAN no se ha subido a la página del IFE y en la página del propio partido se informa que la plataforma está en consulta.

El documento analizado aparece en la página www.elecciones2012mexico como Programa de Acción del PAN.

PRI:

No toca el tema y en un documento de 75 páginas menciona la palabra obesidad una sola vez y es referida a que se promoverá la actividad física para contribuir a la reducción de la obesidad infantil.

PRD, PT y MC:

No toca el tema y en un documento de 130 páginas menciona sólo una vez la palabra obesidad, señalando que se implementarán campañas más amplias y permanentes sobre alimentación sana y consecuencias de la obesidad.

 

Preguntas directa a los candidatos*

¿Enfrentaría a la industria refresquera y de alimentos procesados para atender el problema de obesidad en el país?

JVM:
“Más que enfrentar a una industria, tenemos que enfrentar la epidemia de sobrepeso que estamos padeciendo. No hay forma, si esta epidemia sigue creciendo, de que el sistema de salud sea financieramente viable para atender las enfermedades que vendrán. Necesitamos reeducarnos en las familias, en las escuelas y lograr que no haya niños sedentarios. Hoy, entre la inseguridad y la tecnología, los niños son mucho más sedentarios. Debemos tener una estrategia integral en la que todos asumamos un compromiso, la industria desde luego. Pero no es tan sencillo ni requiere solamente de la voluntad de una de las partes”.

Comentario: JVM elude a la necesidad de comprometerse con desarrollar regulaciones, reitera su posición de compromisos voluntarios y de educación para modificar hábitos alimentarios. Existe evidencia científica de que ambas propuestas no funcionan y han fracasado.

EPN:
“No la enfrentaría, más bien los haría corresponsables en la creación de políticas públicas para atender este problema de salud. Esta industria de alimentos y bebidas es generadora de un número importante de empleos en el país. No es combatirlos, junto con ellos se pueden definir estrategias y políticas puntuales para hacerlos parte de las medidas que se adopten”.

Comentario: EPN plantea su estrategia trabajando con las empresas, promover acuerdos voluntarios, la autorregulación empresarial. Organismos internacionales e instituciones académicas de todo el mundo han señalado que esto no funciona, que se requieren regulaciones.

AMLO:
“¿Qué hacer?, un programa de orientación nutricional, y vuelvo al papel de los medios: eso es lo que deberían estar haciendo, decirle a la gente cómo alimentarse mejor. Hay que fomentar todo lo que tiene que ver con buenos hábitos alimenticios y no permitir que entren a las escuelas estos productos; es el caso de las Sabritas o el de la Coca-Cola, que desde luego hacen daño, pero no es sólo el problema de salud que causan, sino el costo que tienen para la gente”.

Comentario: AMLO no plantea el acuerdo con las empresas para desarrollar las estrategias de combate a la obesidad, sin embargo tampoco plantea ninguna política pública, ningún tipo de regulación, ignora o quiere ignorar las políticas públicas desarrolladas en diversos países.

________________________________

* Estas entrevistas aparecieron en el suplemento “Enfoque” del periódico Reforma.

Notas relacionadas

Exigimos a Cofepris retirar etiquetado de ConMéxico > leer

Se duplicó la obesidad en 20 años: OCDE > leer

Apoya México ‘el negocio de la desnutrición’ > leer

Claudica gobierno frente a corporaciones alimentarias > leer

Urge que gobiernos atiendan epidemia de obesidad > leer

Pedimos imponer impuesto a los refrescos > leer

Se mantienen malos hábitos alimentarios en escuelas > leer

Invaden colorantes los alimentos en las escuelas > leer

8 propuestas contra la obesidad infantil en el DF > leer