Radiografía de… Levité sabor jamaica de 500 ml

21 enero, 2013 | : Análisis de productos

21 enero 2013. El agua Levité, de Bonafont, no tiene nada de “levité”. Su envase de medio litro contiene casi cinco cucharadas cafeteras de azúcar y si el tamaño es de litro y medio entonces son casi 15 cucharadas de azúcar.

El eslogan de esta bebida (“El sabor ligero y natural de Bonafont”) es engañoso, ya que induce a creer que el producto es solamente agua con algo de sabor. Sin embargo, no es así, se trata de una bebida con altas cantidades de azúcar y cabe recordar que el alto consumo de azúcar, especialmente a través de este tipo de bebidas, está directamente asociado al sobrepeso y la obesidad.

La promoción de este producto, como una opción saludable, es también totalmente engañosa, ya que consumir de forma cotidiana casi cinco cucharadas de azúcar en una bebida constituye en realidad un riesgo para la salud.

Observa la radiografía con la que la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, nos desentraña las verdaderas características y el valor nutricional de este producto.

 

Levité sabor jamaica de 500 mililitros (equivalente a 2 vasos):

 

Azúcar:

24 gramos por envase, lo cual equivale a 4.75 (casi cinco) cucharadas cafeteras de azúcar. Esto cubre del 71 al 100% de lo máximo tolerado de azúcar añadida diaria para un adulto, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AAC o AHA, por sus siglas en inglés), que es de cinco a siete cucharadas cafeteras de azúcar para todo un día (circ.ahajournals.org/content/120/11/1011.full.pdf+html).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que no se debe superar más del 10% de las calorías totales, no excediendo 10 cucharadas de azúcar añadida para todo el día (www.who.int/dietphysicalactivity/strategy/eb11344/strategy_english_web.pdf). Una sola botella de medio litro de Levité cubre el 50% de azúcar, de acuerdo con el límite máximo establecido por la OMS.

Es común que las personas utilicen agua Levité como opción alternativa al agua simple, sin embargo los consumidores no saben que tan sólo un envase de medio litro contiene casi cinco cucharadas de azúcar y si el tamaño es de litro y medio consumirá un equivalente a casi 15 cucharadas de azúcar.

 

Sodio:

42.5 miligramos por envase, pero ¿por qué una bebida azucarada contiene sodio?

La industria de alimentos y bebidas utilizan el sodio como ingrediente para dar mayor palatabilidad (cualidad de ser grato al paladar) a los productos.

También se utiliza para diluir el sabor intensamente dulce de los azúcares.

Al combinar azúcar, sal y/o grasa en sus productos, la industria de alimentos y bebidas procura producir una sensación placentera que a largo plazo –como se ha estudiado– genera adicción (books.google.com.mx/books?id=QFR1M3Vwe1wC&printsec=frontcover&dq=Kessler+D.+%E2%80%9CThe+End+of+Overeating%E2%80%9D.&hl=es&sa=X&ei=a9D8UNnDIKSo2gW5wIHoCA&ved=0CCsQ6AEwAA#v=onepage&q=Kessler%20D.%20%E2%80%9CThe%20End%20of%20Overeating%E2%80%9D.&f=false).

La relación directa entre mayor consumo de sodio y valores elevados de presión arterial se demuestra en diversos estudios. La ingesta de sodio en la población ha incrementado considerablemente, ya que la dieta tradicional mesoamericana ha cambiado para ser sustituida por lo que se le ha denominado la “dieta occidental” o alimentación basada en productos industrializados altos en azúcares, grasas y sal. La gran mayoría de los productos industrializados contienen sodio; son muy pocos aquellos que están exentos de sodio. (hyper.ahajournals.org/content/47/2/296.full.pdf+html).

 

Etiquetado:

El etiquetado es sencillo, con colores contrastantes, pero las letras de la información nutrimental son tan pequeñas que es sumamente difícil leerlas.

La información nutrimental que se proporciona es para una porción de 100 mililitros, por lo que para conocer el contenido total de azúcar que tiene esta bebida se tiene que multiplicar por 2.5 (el número de porciones por envase). Así, sabemos que un envase de medio litro de Levité sabor Jamaica, de Bonafont, contiene un total de casi 25 gramos o cinco cucharadas cafeteras de azúcar. El consumidor, al ver el etiquetado, asume que la información presentada en la información nutrimental de la etiqueta es lo que contiene todo el producto, pero no es así.

De acuerdo con la norma oficial de etiquetado un punto que debe contener el etiquetado es colores contrastantes y legibles: “4.2.10.1.3 Los datos que deben aparecer en la etiqueta deben indicarse con caracteres claros, visibles, indelebles y en colores contrastantes, fáciles de leer por el consumidor en circunstancias normales de compra y uso” (dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5137518&fecha=05/04/2010). Claramente se observa el cómo se infringe la norma, ya que tanto la lista de ingredientes como la información nutrimental no es legible.

El eslogan (“El sabor ligero y natural de Bonafont”) es engañoso, ya que induce a creer que el producto es solamente agua con algo de sabor. Sin embargo, no es así, se trata de una bebida con altas cantidades de azúcar y cabe recordar que el alto consumo de azúcar, especialmente a través de bebidas, está directamente asociado al sobrepeso y la obesidad. La promoción de este producto, como una opción saludable, es también totalmente engañosa, ya que consumir de forma cotidiana casi cinco cucharadas de azúcar en una bebida es en realidad un riesgo para la salud.

Se ha demostrado que alguien que consume diario una bebida azucarada, como este producto, tiene un mayor riesgo a padecer diabetes y obesidad, así como las complicaciones que en éstas se presentan (www.atg.state.vt.us/assets/files/Schulze%20et%20al%20-%20Sugar-Sweetened%20Beverages,%20Weight%20Gain%20and%20Incidence%20of%20Type%20II%20Diabetes%20in%20Young%20and%20Middle-Aged%20Women%20-%20JAMA%202004.pdf).

 

Ingredientes:

El segundo ingrediente es azúcar, luego “sabor idénticamente al natural de jamaica” (lo cual indica que no es natural), ácido tartárico (conservador natural), sorbato de potasio, citrato de sodio, estevia (edulcorante no calórico; utilizado para intensificar el sabor dulce, es decir, además de contener altas cantidades de azúcar contiene un endulzante sin calorías) y polidimetilsiloxano o también llamado dimeticona [polímero proveniente del silicón; en los alimentos es utilizado como antiespumeante (books.google.com.mx/books?id=Zz1LAQAAIAAJ&dq=Ruth+Winter,+A+consumer%C2%B4s+dictionary+of+food+additives+2004&hl=es&sa=X&ei=gnD9UOWfKYay2gWHnYHQAw&ved=0CC0Q6AEwAA) y también usado como ingrediente en champús, acondicionadores, aceites lubricantes e impermeabilizantes para la lluvia].

En fin, este producto es básicamente agua, azúcar y aditivos.

 

Valoración general:

No recomendado para consumo habitual en adultos, mucho menos para niños.

Se puede consumir sólo de manera muy ocasional.

 

Alternativa:

Hacer tu propia bebida con extracto de Jamaica, realmente natural (dejar remojando varias horas flores de jamaica en agua; después, en una botella reutilizable para llevar se llena de agua limpia, se añaden gotas o algunos mililitros del extracto de jamaica natural y listo).

Nota:
Es importante estar alerta a los productos que se anuncian como saludables, ya que pueden resultar más peligrosos, dado que creemos que estamos consumiendo algo saludable y resulta que en realidad no lo es; sólo son engaños publicitarios. Casi siempre los consumidores no logramos detectar que dichos productos pueden ser nocivos para la salud. Por ello, es importante tener cuidado, en particular si hay alguna condición especial como diabetes o hipertensión. Los consumidores confiados en los etiquetados frontales y las leyendas más visibles frecuentemente hacemos caso a las promociones o a la información que más se resalta en los productos.

 

Referencias:

Kessler D. “The End of Overeating”. Blackraven Press. New York, 2009. pp. 4-63. books.google.com.mx/books?id=QFR1M3Vwe1wC&printsec=frontcover&dq=Kessler+D.+%E2%80%9CThe+End+of+Overeating%E2%80%9D.&hl=es&sa=X&ei=a9D8UNnDIKSo2gW5wIHoCA&ved=0CCsQ6AEwAA#v=onepage&q=Kessler%20D.%20%E2%80%9CThe%20End%20of%20Overeating%E2%80%9D.&f=false

Schulze MB, Manson JE, Ludwig DS. et al. Sugar-sweetened beverages, weight gain, and incidence of type 2 diabetes in young and middle-aged women. JAMA. 2004;292(8):927-934. (doi:10.1001/jama.292.8.927). www.atg.state.vt.us/assets/files/Schulze%20et%20al%20-%20Sugar-Sweetened%20Beverages,%20Weight%20Gain%20and%20Incidence%20of%20Type%20II%20Diabetes%20in%20Young%20and%20Middle-Aged%20Women%20-%20JAMA%202004.pdf

Evidence for sugar addiction: Behavioral and neurochemical effects of intermittent, excessive sugar intake. Avena NM, Rada P y Hoebel. Neuroscience and Biobehavioral Reviews 2008;32:20-39. www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2235907/pdf/nihms36189.pdf

Johnson RK, Appel LJ, Brands M et al. Dietary sugars Intake and Cardiovascular Health, a Scientific Statement from the American Heart Association. Circulation. 2009;120:1011-1020. circ.ahajournals.org/content/120/11/1011.full.pdf+html

Diet, nutrition and physical activity for preventing excess weight gain and obesity. Global Strategies, 2004. World Health Organization. www.who.int/dietphysicalactivity/strategy/eb11344/strategy_english_web.pdf

Winter R. A consumer´s dictionary of food additives. Three Rivers Press, NY. 2004. pp. 194.

Notas relacionadas

Radiografía de… Licuado de yogurt de Nestlé (480 ml) > leer

Radiografía de… Yogurt con fresas Yoplait Mini (1 botecito) > leer

Radiografía de… La Lechera Flakes de Nestlé (60g) > leer

Radiografía de… Fuze tea, de Coca-Cola, de 600 ml > leer

Radiografía de… Cereal Fitness Fruits de Nestlé > leer