Urge instalar bebederos en escuelas públicas del país

12 noviembre, 2013 | : Salud, Salud nutricional

• En el marco del Día Mundial contra la Obesidad demandamos cumplir con el compromiso de destinar parte de los recursos recaudados por el impuesto a las bebidas azucaradas a la instalación de bebederos en todas las escuelas públicas del país.

• De muestra el siguiente botón: los diputados mexicanos consumen y tiran 720,000 botellas de agua de 330 mililitros y gastarán este año $1’612,759 pesos en agua embotellada. Con solamente $700,000 pesos pueden instalar una planta potabilizadora para todo el Congreso.
 

12 noviembre 2013. En el marco del Día Mundial contra la Obesidad, las organizaciones Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), la Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua (COMDA), la Red de Acción por el Agua (FAN México) y El Poder del Consumidor, miembros de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA, entregamos un bebedero a la presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez, la diputada Verónica Juárez, y a la Secretaria de la Comisión, diputada Guadalupe Ortega Pacheco, quienes estuvieron acompañadas por la diputada Socorro Ceseñas Chapas, Secretaria de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, diputada Aleida Alavez Ruiz, integrante de la Comisión de Defensa de los Derechos Sociales de Acceso al Agua y la Protección de Ambientes Acuáticos, y diputada Isela González Domínguez, Secretaria de la Comisión de Educación y Cultura, para demandar el cumplimiento del compromiso del Legislativo y de la Presidencia de la República, de destinar parte de los recursos recaudados por el impuesto a las bebidas azucaradas a la instalación de bebederos en todas las escuelas públicas de educación básica del país.

Las organizaciones recordaron que en los establecimientos de consumo escolar de primarias y secundarias en México se dispone en mayor medida de bebidas azucaradas que agua simple, pues del total de alimentos y bebidas con los que disponen, únicamente el 3.85% de éstos corresponde a agua simple y 7.6% a bebidas endulzadas.

“Es urgente que las niños y los niños de este país puedan tener acceso gratuito a agua purificada en sus escuelas, es un derecho básico de la infancia y una obligación del Estado el garantizarlo. La desaparición de los bebederos de agua en las escuelas y espacios públicos es una de las causas de la actual epidemia de obesidad y diabetes, ya que con ellos los niños han perdido la cultura de hidratarse con base en agua”, declaró Alejandro Calvillo, nuestro director de El Poder del Consumidor.

El documento elaborado por la Academia Nacional de Medicina, el Instituto Nacional de Salud Pública y la UNAM, Obesidad en México: recomendaciones para una política de Estado, es concluyente sobre la necesidad de proveer de la infraestructura necesaria para asegurar la disponibilidad de agua potable en los hogares, las escuelas y centros de trabajo, como un factor indispensable para un ambiente higiénico que permita prevenir enfermedades y evitar el consumo de bebidas con aporte energético.

Ante la falta de información de la calidad del agua que se recibe por tubería, gran parte de la población ha optado por el agua embotellada. Sin embargo, ésta tampoco garantiza ser potable, la vigilancia gubernamental está prácticamente ausente en este rubro. Lo que debiera ser un derecho de la población, en realidad, es un gran negocio para las empresas embotelladoras y un volado para la ciudadanía” declaró Claudia Campero, de COMDA.

La Asamblea General de las Naciones Unidas reconoce que el acceso a agua potable y saneamiento es un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos. Siendo el agua indispensable para la vida, es necesario que los consumidores dispongan de un abastecimiento de agua satisfactorio.

Nathalie Seguin, coordinadora de la Red de Acción por el Agua en México (FAN México), aseguró que “la falta de agua para beber en las escuelas es preocupante ya que hoy en día representa una de la razones principales de la obesidad y diabetes en la población infantil mexicana. Por ello es urgente restablecer o implementar sistemas de bebederos de agua potable en las escuelas del país, con sus sistemas de purificación, y que los niños tengan la opción de hidratarse con agua durante sus horas de aprendizaje”.

Por su parte, Alma Meneses, de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), aseguró que “ el acceso al agua potable, es una parte fundamental del derecho a la salud establecido en el artículo 24 de la Convención sobre los Derechos del Niño. La falta de agua potable en las escuelas potencializa el consumo de refrescos y bebidas azucaradas y artificiales, el cual se ha duplicado en la última década, convirtiéndose en un hábito que impacta nocivamente en niñas, niños y adolescentes. Asimismo, hay zonas del país donde la falta de agua potable redunda en enfermedades ocasionadas por la insalubridad, las cuales se vuelve más frecuentes en la niñez”.

Las organizaciones sociales urgimos al Legislativo a crear un grupo de trabajo para dar seguimiento al recurso proveniente de impuesto a las bebidas azucaradas que se destinará a la instalación de bebederos con sus sistemas de purificación y garantizar que se cumpla este objetivo de manera eficiente y los niños tengan acceso gratuito a agua de calidad en todas las escuelas de educación básica del país.

Asimismo, informamos que la Cámara de Diputados consumirá este año alrededor de 720,000 botellas de agua de 330 mililitros y cerca de 25,950 garrafones de agua de 20 litros con un costo total de $1’612,759 pesos, señalando que con $700,000 pesos sería suficiente para instalar una planta potabilizadora para todo el Congreso con una capacidad de 50,000 litros al día.

Notas relacionadas

Da México primeros pasos en política contra obesidad > leer

Sí dan resultado impuestos a comida chatarra: experto > leer

Más dañina la Coca-Cola que la cocaína > leer

Mejor toma agua en vez de bebidas azucaradas > leer

El impuesto al refresco y el acceso al agua > leer