El poder de… El haba

3 junio, 2024 | : Análisis de productos, En portada

Habas

  • El Estado de México es la entidad de mayor producción de haba en el país, cosecha más de 36 mil toneladas al año.
  • El haba es altamente nutritiva. Contiene proteínas, vitaminas, minerales y otros antioxidantes que benefician a la salud.
  • Aunque no es originaria de México, forma parte de la cocina y la cultura mexicana.

3 junio, 2024. Además de nuestras habituales y renovadas radiografías de productos, te compartimos estas otras radiografías que muestran el poder de alimentos y bebidas saludables.

¿Qué es?

El haba es una semilla comestible de la familia de las fabáceas de gran tamaño y forma ligeramente ovalada. Cuando está fresca es de color verde y se transforma en amarillo mostaza al secarse.
Crece en vainas, pero se vende sin ella. El fruto es de longitud variable, puede alcanzar hasta 35 centímetros. El número de granos, o habas, oscila entre dos y nueve. Su ciclo vegetativo normal, desde que se planta hasta que madura la semilla, es de 190 a 200 días.

El haba se conoce y consume en la cuenca mediterránea desde la antigüedad, sobre todo en Egipto.

Y aunque esta semilla es originaria de Persia, en México se producen en promedio 36 mil 122 toneladas de haba cada año. Se cosechan en 17 entidades, en la región denominada “Valles Altos”, que abarca los estados de Puebla, Estado de México, Tlaxcala, Veracruz, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

El primer productor a nivel nacional es el Estado de México. Los municipios del territorio que más producen la semilla son Acambay, Almoloya de Alquisiras, Almoloya de Juárez y Almoloya del Río.

El haba es una planta trepadora que se cultiva en todo el mundo, y en México es un ingrediente común de la cocina tradicional.

¿Qué nutrimentos y beneficios aporta?

El haba es una excelente fuente de proteínas. Contiene dos aminoácidos (unidades que conforman las proteínas): la lisina y la arginina. Estos complementan muy bien los bajos niveles que, en general, contienen los cereales como el maíz o el arroz.

Es una buena fuente de fibra de hidratos de carbono complejos, es decir, cadenas de glucosa que se absorben lentamente, diferente de las harinas refinadas como las del pan blanco.

El contenido de fibra evita los picos de glucosa, lo que ayuda a las personas con diabetes a llevar un control adecuado de sus niveles de azúcar y a prevenir la enfermedad en personas que no la tienen.

Respecto a vitaminas y minerales, las habas contienen cantidades considerables de ácido fólico y niacina, potasio, fósforo y magnesio. Por ejemplo, 100 gramos de haba verde cubren un tercio del ácido fólico que necesita una mujer antes y durante los primeros trimestres del embarazo.

En su composición están presentes flavonoides y compuestos fenólicos que ofrecen beneficios adicionales para la salud por su efecto antioxidante. Es esto lo que coloca a las habas dentro del grupo de lo que hoy se denomina alimentos funcionales.

El haba contiene un compuesto llamado L-dopa (levo-dihidroxi fenilalanina), precursor de la dopamina, en una cantidad que confiere efectos terapéuticos para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Ayuda a mejorar el rendimiento de las funciones motoras de los pacientes, sin generar efectos secundarios.

¿Cuánto cuesta?

De acuerdo con el Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados, el precio del haba verde varía entre los $20 y $40 en las diferentes entidades.

En los mercados pueden encontrarse habas preparadas o vendidas directamente por el productor y su precio puede estar incluso un 50% más bajo que en el supermercado.

¿Cómo se recomienda consumirla?

En la Ciudad de México y otras regiones del centro del país, las habas verdes en vaina son muy comunes en los mercados populares y se utilizan para hacer sopas o ensaladas.

Las habas secas se usan para hacer potajes o sopas, a menudo espesas, en ocasiones se incluyen en caldos o consomés de pollo. Se cuecen, se muelen y se hacen en pasta para rellenar tlacoyos.

Las habas tostadas se condimentan con chile en polvo, sal y limón, y se venden en los puestos de dulces como golosina, o se sirven como botana picante en algunas cantinas.

En Durango son comunes las habas enteras guisadas en salsa verde molida de tomate, chile poblano y cebolla, servidas con crema.

En Oaxaca se prepara sopa de habas frescas.

_________________________________

Referencias:

Encuentra aquí recetas para preparar con habas

Sopa de habas emplatada

Sopa de habas

Ingredientes (3-4 porciones):

• ¼ de kg de habas secas

• 2 ramas de cilantro

• ½ cebolla

• 1 taza de cebolla, picada

• 2 dientes de ajo, picado finamente

• 1 chile jalapeño, picado finamente

• 3 tomates

Preparación:

1. Coloca las habas en una olla grande y cúbrelas con agua. Agrega las ramas de cilantro y media cebolla. Hierve a fuego lento hasta que las habas estén tiernas y se empiecen a deshacer (45 minutos aproximadamente).

2. Calienta una sartén grande a temperatura media. Agrega un cuarto de taza de agua y la cebolla picada. Deja cocer la cebolla de 3 a 4 minutos o hasta que esté transparente.

3. Agrega el ajo y el jalapeño picado, y deja cocer por 2 minutos más. Si la cebolla se empieza a pegar a la sartén agrega un poco más de agua.

4. Agrega los tomates y deja cocer de 5 a 7 minutos o hasta que los tomates se deshagan.

5. Una vez que estén cocidas las habas, agrega la mezcla de tomate a la olla y deja hervir a fuego lento por 7-8 minutos. Sazona con sal y pimiento.

Receta adaptada de: https://cocinamia.com.mx/receta/como-hacer-sopa-de-habas/

Notas relacionadas

El poder de… El limón > leer

El poder de… La papaya > leer

El poder de… El caldo tlalpeño > leer

Un menú práctico, saludable y barato #75 | ¡Menú con el poder de los quelites! >leer

Radiografía de… Cereal Churros Abuelita > leer