Urge actuar contra la epidemia de obesidad en México

13 mayo, 2013 | : Salud, Propuestas, Salud nutricional

• Afecta obesidad en México a 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 10 niños.
• $80,000 millones de pesos son los costos actuales directos e indirectos por epidemia de sobrepeso y obesidad, y ascenderán a $150,000 y $170,000 millones de pesos al final de la actual administración.
• México, el mayor consumidor de Coca-Cola por habitante, uno de los mayores consumidores del planeta de sopas instantáneas, cayendo dramáticamente el consumo de frutas y verduras en 30% en los últimos 14 años y de frijol en un 50% en los últimos 20 años.
• 7 países de América Latina han aprobado leyes para regular la comida chatarra, pero la industria ha presentado una fuerte batalla y ha logrado frenar algunas de ellas.

13 mayo 2013. Autoridades, expertos y académicos internacionales y nacionales coincidieron en la necesidad de actuar urgentemente contra la obesidad y el sobrepeso en México, para lo cual es necesario que el Estado asuma su responsabilidad regulatoria y se modifique el medio ambiente que genera los malos hábitos de consumo.

En el Foro Internacional sobre Políticas de Combate contra la Obesidad, Eduardo Jaramillo Navarrete, director general de Promoción de la Salud de la Secretaria de Salud, anunció que en fechas próximas el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presentará a la nación la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, la cual será una política pública integral de prevención, promoción de salud y de atención médica de acceso efectivo a servicios a la salud.

“También contempla aspectos importantes de política pública que tienen que ver con la regulación sanitaria de la publicidad y con el etiquetado de alimentos”. Jaramillo agregó que la salud es un bien publico superior y la responsabilidad de velar y tutelar este bien es del Estado: “El Estado debe asumir cabalmente esta responsabilidad”, dijo.

Enrique Antonio Gil, asesor en Prevención y Control de Enfermedades Crónicas para México de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en México, señaló que la Organización Mundial de la Salud presentará el próximo 20 de mayo el Plan Estratégico Global de Prevención y Control de las Enfermedades Crónicas No Transmisibles, el cuál buscará sentar las bases que guiarán políticas y recomendaciones de los países miembros en materia de obesidad.

En su oportunidad, Juan Rivera Dommarco, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud en el Instituto Nacional de Salud Pública, alertó sobre cómo ha cambiado la composición física del mexicano y en los últimos 50 años la obesidad y el sobrepeso ha derivado en otras enfermedades como la diabetes y la hipertensión arterial.

Por ello, añadió, debe modificarse la información, la disponibilidad de los alimentos y bebidas, y modificar el marco regulatorio, para evitar que siga creciendo esta epidemia que afecta a 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 10 niños.

 

Las cifras de la obesidad y el sobrepeso

Alejandro Calvillo, nuestro director de El Poder del Consumidor –miembro de la ALIANZA POR LA SALUD ALIMENTARIA–, señaló que los costos actuales directos e indirectos de esta epidemia de sobrepeso y obesidad ascienden a $80,000 millones de pesos y se espera que lleguen a entre $150,000 y $170,000 millones de pesos al final de la actual administración.

Calvillo dio a conocer otras alarmantes cifras como que México se ha convertido en el mayor consumidor de Coca-Cola por habitante, uno de los mayores consumidores del planeta de sopas instantáneas, cayendo dramáticamente el consumo de frutas y verduras en 30% en los últimos 14 años y de frijol en un 50% en los últimos 20 años.

 

La presión de la industria

En su participación, Enrique Jacoby, asesor regional en Alimentación Saludable y Vida Activa de la OPS en Washington, alertó sobre la constante presión de la industria para evitar que leyes que han sido aprobadas en distintos países de América Latina hayan sido detenidas.

Añadió que las compañías se han resistido agresivamente para evitar que se regule la exposición de los niños a la comida chatarra: “7 países han pasado legislaciones a través de sus congresos para esta exposición y uno a uno la industria ha encontrado manera de derrotarlos”.

Afirmó que a la llamada comida chatarra se le tiene que atacar en tres frentes: precio, accesibilidad e imagen. “No pueden seguir teniendo precios al cual puedan acceder hasta el más pobre en la más remota sierra de cualquier parte de nuestros países de América y que tengan la imagen de seducción para su consumo y la accesibilidad total, basta estirar un brazo a la izquierda o derecha y alcanzamos cualquiera de estos productos”. Es un importante camino que no podemos dejar de transitar, 7 países de América Latina han pasado diversas legislaciones para regular la comida chatarra y se ha presentado una fuerte batalla de la industria que ha logrado frenar algunas de ellas”.

Frank Chalupka, profesor distinguido de Economía en la Universidad de Illinois en Chicago y director del Centro de Políticas de Salud del Instituto para la Salud, Investigación y Políticas Públicas, señaló que para lograr modificar los hábitos de consumo es necesario modificar el medio ambiente y evitar la manipulación de precios y la publicidad. Señaló que sólo la regulación puede lograr modificar el entorno obesogénico.

Michael Jacobson, co-fundador y director ejecutivo del Centro para la Ciencia en el Interés Público (Center for Sciense in the Public Interest) sugirió que México tome algunas lecciones y buenas prácticas de lo logrado en Estados Unidos, sobre todo lo que se ha hecho en algunos estados donde ha habido importantes iniciativas para retirar los productos chatarra de las escuelas.

Afirmó que mientras en EE UU el refresco más grande que se vende es de 2 litros en México es de 3 litros. Afirmó que en nuestro país el etiquetado de los productos es una broma, porque realmente nadie entiende el contenido de las etiquetas. Señaló la necesidad de regular la publicidad dirigida a los niños.

Matthew Myers, presidente de la Campaña para Niños Libres de Tabaco (Campaing for Tobacco Free Kids) señaló que las empresas que producen alimentos procesados utilizan las mismas mentiras que las que en su momento utilizaron las empresas de tabaco y alcohol.

Estos cuatro mitos son: que ellos no son la causa del problema, que nunca han hecho anuncios para niños y niñas para provocar el consumo de sus alimentos, que confíen en ellos porque son parte de la solución y que son buenos ciudadanos corporativos y que por eso realizan aportaciones de todo tipo (cuando en realidad lo que quieren es influir a las autoridades para evitar que los regulen).

Descarga de archivo

Programa del foro > descargar (PDF, 397 Kb)

Ponentes del foro > descargar (PDF, 418 Kb)

Notas relacionadas

Foro Internacional sobre Políticas de Combate contra la Obesidad > leer

Aprueba Perú legislación integral contra obesidad > leer

Por una política de Estado para combatir obesidad > leer

Democracia y salud > leer

Empresas obstaculizan reducción de obesidad > leer