Propuestas de política pública para mejorar la calidad del aire

17 abril, 2013 | : Contaminación del aire, Propuestas

Más de 100 actores –entre instituciones y expertos– generaron 12 propuestas de políticas públicas para avanzar ‘Hacia Ciudades Saludables y Competitivas: Moviéndose por un aire limpio’. La intención es combatir la contaminación del aire y mejorar la calidad de vida (estudios de la OMS estiman que de 2001 a 2005 murieron 38,000 personas por padecimientos relacionados con la polución en México). Las propuestas fueron incorporadas a la discusión del Plan Nacional de Desarrollo y serán entregadas a las respectivas autoridades federales.

17 abril 2013. Actualizar las normas mexicanas de calidad del aire y combustibles limpios; crear estímulos para renovar la flota vehicular y fomentar una mayor comunicación a la población, fueron algunas de las recomendaciones que más de 100 actores –entre instituciones y expertos– acordaron durante el proceso de diálogo llamado: ‘Hacia Ciudades Saludables y Competitivas: Moviéndose por un aire limpio’.

De esa manera, se busca actuar ante el problema de la contaminación del aire, que en las ciudades reduce la calidad de vida de sus habitantes, al dañar su salud. En el 2009, este problema representó los mayores costos ambientales, al ubicarse en $520,300 millones de pesos, lo que equivalió al 4.4% del Producto Interno Bruto, según cifras de INEGI.

Actualmente, en México la contaminación del aire provoca 14,700 muertes, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud y de 2001 a 2005, según ha publicado el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, se estima que murieron 38,000 personas por padecimientos relacionados a este problema, como son cáncer de pulmón, enfermedades cardiopulmonares e infecciones respiratorias. De hecho, la mortalidad por estas últimas es la tercera causa de muerte en niños y niñas de cero a cuatro años de edad.

Por ello, un grupo de organizaciones sociales convocaron a actores involucrados en la materia a un diálogo para llegar a acuerdos y líneas estratégicas concretas para incidir en las políticas públicas, con el fin de mejorar el aire que todos respiramos.

A nombre de los participantes del diálogo, representantes del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), DINA S.A de C.V., el Centro de Ciencias de La Atmósfera de la UNAM y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) explicaron las 12 propuestas de políticas públicas, agrupadas en tres líneas estratégicas, que serán entregadas en las próximas semanas a autoridades federales responsables de aplicarlas. Este documento ya fue subido a la plataforma del Plan Nacional de Desarrollo.

 

‘Hacia Ciudades Saludables y Competitivas: Moviéndose por un aire limpio’

proceso de diálogo

Gabriela Alarcón, directora de Investigación de Desarrollo Urbano en el IMCO, comentó que el proceso de diálogo “Hacia Ciudades Saludables y Competitivas: Moviéndose por un Aire Limpio” fue convocado por las organizaciones Bicitekas, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), el Centro de Transporte Sustentable EMBARQ México (CTS EMBARQ México), el Colectivo Ecologista Jalisco (CEJ), El Poder del Consumidor AC, Fundación Tláloc, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM).

Participaron representantes de la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional, el Centro Mario Molina, el Clean Air Institute; de las Secretarias de Medio Ambiente y Salud federal, Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal y de Salud del Estado de México.

También asistieron miembros del sector privado como la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, DINA, la Cámara Nacional del Transporte de Carga y Canacintra Verde, así como integrantes de organizaciones sociales como la Asociación de Scouts de México, la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente, y niñas y niños de varias organizaciones.

Como resultado del diálogo, se definieron tres grandes líneas estratégicas para reducir la contaminación del aire:

• Actualización y creación de normas, así como fortalecimiento de su aplicación.
• Gestión vehicular, renovación de flota, tecnología y combustibles limpios.
• Información, comunicación y participación.

 

Línea estratégica 1

‘Actualización y creación de normas y fortalecimiento de sus mecanismos de aplicación’

El doctor Horacio Riojas, Director de Salud Ambiental del Instituto Nacional de Salud Pública, explicó que la plataforma de diálogo coincidió en que los límites actuales de concentraciones permisibles de contaminantes del aire pueden no representar la protección necesaria para la salud de la población y el medio ambiente, ya que no han sido actualizados con los estudios más recientes y tienen fallas en su aplicación. Incluso existen algunos que ni siquiera cuentan con un sistema de vigilancia continuo, como es el caso de los BTEX (contaminantes gaseosos que tienen Benceno, Tolueno, Etilbenceno y Xileno).

Las propuestas concretas fueron: actualizar la norma de calidad de combustible NOM 086 o la que actualmente está elaborando SENER, con el objeto de lograr que haya disponibilidad de diésel ultra bajo azufre en todo el país; actualizar las normas de tecnologías de control de emisiones alineadas a las mejores prácticas internacionales (NOM 042 y 044) y actualizar las normas de salud ambiental de contaminantes criterio (NOM 020, 021, 022, 023 y 025) para bajar los límites y homologarlos a los lineamientos que establece la Organización Mundial de la Salud. Además, crear la norma para concentraciones de Benceno, Tolueno, Etilbenceno y Xileno (NOM-258 BTEX).

 

Línea estratégica 2

Gestión vehicular, renovación de flota, tecnología y combustibles limpios

Los acuerdos sobre este tema fueron presentados por Carlos Rivero Flores, Ejecutivo de Transporte Masivo en DINA Camiones, quien señaló que hay un gran tamaño de flota vehicular obsoleta y que las alternativas de transporte que se privilegian son los automóviles. Comentó que hay una limitada disponibilidad de tecnologías y combustibles limpios, e insuficientes alternativas de movilidad sustentable y de diseño urbano.

Algunas propuestas acordadas fueron: mantener la eliminación progresiva de los subsidios a los combustibles, que los programas federales ofrezcan estímulos para que las ciudades y zonas metropolitanas impulsen sistemas integrados de transporte público, la implementación de programas de capacitación para transportistas y el fomento de la movilidad no motorizada. Además, creación de incentivos en los programas federales para aquellas ciudades que decidan limitar el uso del automóvil particular debido a su impacto ambiental y articulación de los programas existentes para vehículos de carga (Programa de Transporte Limpio, el de chatarrización y el de financiamiento a la modernización, etc.), entre otros.

Se propone también la revisión y actualización de la normas de verificación vehicular y sistemas de diagnóstico a bordo del vehículo y que a partir de 2015, los vehículos no puedan circular sin convertidor catalítico y sin sistemas de control de emisiones en las ciudades con más de 500 mil habitantes.

 

Línea estratégica 3

Información, comunicación y participación

A decir de José Agustín García, Investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, se coincidió en que no existe la percepción de riesgo entre la población acerca de los efectos de la contaminación del aire, debido a la inexistencia de un monitoreo apropiado a nivel nacional, la falta de un registro asociado a las enfermedades vinculadas con la calidad del aire que enriquezcan la investigación en la materia y a las escasas investigaciones sobre el tema.

Por ello se propusieron: crear apoyos desde el gobierno federal para mejorar los programas de monitoreo; fortalecer la investigación científica aplicada que analice las posibles relaciones entre la calidad de aire y sus impactos a la salud, a los ecosistemas y a la economía con un enfoque integral, así como desarrollar mecanismos de comunicación accesibles para generar percepción del riesgo en la población y buscar herramientas para impulsar la creación de programas como los Proaire en un mayor número de ciudades y que cuenten con mecanismos participativos de seguimiento. También, durante el diálogo se obtuvo mayoría para proponer que se instituya el 9 de septiembre como el “Día por el derecho a respirar aire limpio”.

Notas relacionadas

Contaminación provoca 20,495 muertes en México > leer

Urge una política de eficiencia energética > leer

Ciudades limpias, entre la artimaña y la política pública >leer

Para respirar… ‘házla de tos’: protesta con propuesta > leer

‘Al desnudo’ los daños que causa la contaminación > leer