Ponen en riesgo la salud de niños y niñas diputados del PRI y PAN en contubernio con la industria refresquera

20 octubre, 2015 | : Salud, Prensa, Salud nutricional

ImpuestoRefrescos4

  • Diputados proponen una reducción de 50% al impuesto a bebidas azucaradas favoreciendo el consumo de estas bebidas en niñas y niños, y con ello la epidemia de obesidad y diabetes que vive el país.
  • Diputados del PRI y PAN favorecen a las refresqueras sobre la salud de los mexicanos con debilitamiento del impuesto a los refrescos y bebidas azucaradas.

20 octubre 2015. Tal y como lo advirtieron las organizaciones de la sociedad civil, la negociación entre diputados y cabilderos de la industria de bebidas para lograr una reducción en el Impuesto Especial a Producción y Servicios (IEPS) en el ramo de bebidas azucaradas tuvo resultados: una vez que diputados de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) promovieron y aprobaron en la Comisión de Hacienda y Crédito Público una reducción de 50% al impuesto especial de las bebidas azucaradas que contengan cinco gramos de azúcares añadidos por cada 100 mililitros. La medida se tomó, incluso, en sentido contrario a la recomendación por parte de organismos nacionales e internacionales de aumentar el impuesto de 10% a 20%.

En un análisis de las repercusiones de esta decisión, la Alianza por la Salud Alimentaria —de la que somos parte— informó que la población más afectada por esta posible reducción serán las niñas y niños pequeños, ya que las bebidas que tendrán un menor impuesto son aquellas dirigidas a la infancia, como son las agüitas saborizadas y bebidas sabor fruta.

Estas bebidas, comercializadas por Nestlé, Coca-Cola, Danone y Pepsico contienen una cantidad de azúcar cercana a los cinco gramos por 100 ml, en su presentación más común (botellita de 300 ml) por lo que al consumirlas los niños ingieren hasta 15 gramos de azúcares añadidos (tres cucharadas cafeteras). Esta cifra es muy cercana a la cantidad máxima al día recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para proteger la salud en los niños pequeños que es de 19 gramos (aproximadamente cuatro cucharadas cafeteras).

Al respecto, Alejandro Calvillo, nuestro director de El Poder del Consumidor, señaló: “Los diputados y las diputadas se han aliado con la industria refresquera para bajar el impuesto, atentando en especial contra la salud de los niños en México, en un país en que las y los niños tienen una de las más altas cifras de sobrepeso y obesidad en el mundo. Se estima que uno de cada tres niños mexicanos nacidos a partir del 2010 desarrollará diabetes en su vida y los diputados y diputadas están contribuyendo a ello. Los legisladores están actuando a favor de las refresqueras y en contra de la salud de la población, especialmente de los niños pequeños”.

Por su parte, Alma Meneses, coordinadora de Legislación y Políticas Públicas de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), afirmó: “La reducción del impuesto hacen que estos productos se vuelvan más accesibles para niñas, niños y adolescentes, lo cual incentiva que los consuman de manera cotidiana. Recordemos que la garantía del derecho a la salud implica que el Estado tome las medidas necesarias para evitar que terceros (particulares o empresas) puedan atentar contra este derecho”.

Sobre este tema, Luis Manuel Encarnación, director de la Fundación Mídete, señaló: “Ayer durante la votación de la Miscelánea Fiscal, a pesar de que se presentaron aproximadamente 10 reservas por parte de los Grupos Parlamentarios del PRD, Morena y Movimiento Ciudadano en contra de la propuesta del PRI y del PAN de debilitar el impuesto a las bebidas azucaradas no se pudo detener esta acción lasciva y regresiva. El impuesto ha sido la política estrella del gobierno de la República y del presidente Peña Nieto en el combate a la obesidad, con amplio reconocimiento de académicos, organizaciones y gobiernos en todo el mundo. Lamentablemente, esto no fue importante para el PRI y sus dirigentes al promover una propuesta que atenta contra la progresividad del derecho a la salud”. Añadió que “se privilegiaron a las refersqueras y a la industria por encima de la salud de los mexicanos, especialmente de los niños pequeños. De nueva cuenta, vemos el conflicto con el que actúa el gobierno mexicano y sus diputados”.

Finalmente, las organizaciones civiles advertimos sobre la necesidad de aumentar el impuesto a las bebidas azucaradas para proteger el derecho a la salud de niñas y niños, y no de disminuirlo para favorecer los intereses de la industria.

Notas relacionadas

Declaran infestado al Congreso > leer

¿Quién paga los daños de las bebidas azucaradas? > leer

Demandan cardiólogos mexicanos acciones enérgicas del gobierno para frenar muertes por infartos ligados al consumo de “chatarra” > leer

Son ‘mosquitos’ que transmiten las epidemias del siglo XXI las industrias refresqueras y de comida chatarra > leer

Urgente tomar medidas más drásticas para reducir el consumo de bebidas azucaradas en México, señalan expertos > leer