Radiografía de… Riko Pollo (2 cubitos)

5 Junio, 2017 | : Análisis de productos

  • ¡2,396 miligramos de sodio por cubito!
  • NO es caldo de pollo, más bien es SAL y GLUTAMATO MONOSÓDICO sabor a pollo.
  • La cantidad de “pollo” que contiene no llega ni a 1 gramo por porción.
  • Te compartimos una forma fácil de preparar tus propios cubos sazonadores.

Por: Xaviera Cabada

5 junio 2017. Échale un vistazo a nuestras radiografías de productos: sencillas, concisas y completamente documentadas.

 

Riko Pollo (2 cubitos):

 

Azúcares:

A pesar de ser un producto salado contiene azúcar.

En el gramaje del producto no se muestra que contenga azúcar, pero en los ingredientes sí se observa que la contiene.

Es frecuente la industria procesadora de alimentos utilice combinaciones de azúcar, grasa y sal para dar mayor palatabilidad a los productos. Sin embargo, se ha visto que esta combinación es adictiva.1

Grasas:

1.32 gramos (g) por cubo, básicamente grasa saturada, ya que contiene grasa vegetal que ha pasado por un proceso de hidrogenación.

El alto consumo de grasa saturada (especialmente proveniente de productos procesados) se asocia con padecimientos como aterosclerosis o endurecimiento de arterias y enfermedades cardiovasculares.2

Aunque las cantidades de grasa son aparentemente pequeñas, es un producto que se puede utilizar diario y en diferentes platillos.

Sodio:

¡2,396 miligramos (mg) por cada cubito!

Esta cantidad cubre más del 100% (120%) del sodio total recomendado para un adulto (2,000 mg).3

La cantidad de sodio que contiene es muy elevada, considerando que se encuentra en tan solo un cubo y además la sugerencia de preparación es de 2 cubitos por cada litro de agua.

Es importante estar alertas a las cantidades de sodio que contienen los productos de consumo, ya que suelen ser altos, especialmente este tipo de clasificaciones de productos.

Los alimentos por sí solos contienen sodio y es un elemento necesario para el organismo (distinto a los azúcares añadidos), pero se recomienda que provenga de fuentes naturales y no de manera añadida o en cantidades elevadas.

Recordemos que las altas ingestas de sodio se han asociado a padecimientos como presión arterial elevada o hipertensión, la cual es un grave problema en nuestro país, ya que la presión elevada crónica lleva a presentar otros padecimientos como insuficiencia renal.4, 5

Ingredientes:

Sal yodada, glutamato monosódico, fécula de maíz, grasa vegetal hidrogenada, carne y grasa de pollo (5%), azúcar, cebolla, extracto de levadura, proteína vegetal hidrolizada de soya, saborizante idéntico al natural, ajo, ácido cítrico, silicato de calcio, perejil, saborizante idéntico al natural a pollos de campo, inosinato de sodio, guanilato de sodio, pimienta, colorante (caramelo clase IV), agua, colorantes artificiales [amarillo 5 (tartrazina), amarillo 6].

Está compuesto por ¡22 ingredientes diferentes! Sal, en primer lugar, seguido de glutmato monosódico.

Entre otros aditivos, contiene colorantes que tienen un impacto en la conducta de los niños induciendo hiperactividad y déficit de atención.6, 7

También tiene colorante caramelo clase IV, el cual se ha clasificado como cancerígeno en el estado de California, en Estados Unidos.8, 9

El consumidor podría pensar que por ser un condimento no tiene un impacto en su salud, pero contiene glutamato monosódico e inosinato de sodio, ingredientes que son dañinos para la salud.

Se ha visto que el glutamato inhibe centros de saciedad, induciendo a comer vorazmente y es también neurotóxico, es decir, daña a las células del cerebro.10

Es importante mencionar que el sabor del glutamato monosódico es atractivo al paladar, ya que posee la cualidad del sabor llamado “umami”, que combina los sabores salado, amargo, ácido y dulce, lo que genera en el organismo un gusto por consumirlo de manera continua.

Ante la ingesta de glutamato monosódico también se ha visto una asociación con el aumento de peso, pues induce a una mayor ingesta energética.11

Etiquetado:

El etiquetado es llamativo, con colores amarillo, verde y azul rey.

Se promociona como un caldo de pollo, pero realmente es sabor a pollo.

El etiquetado frontal vende el producto como un “caldo de pollo” pulverizado con especias para sazonar los alimentos.

Sin embargo, la cantidad de “pollo” que contiene no es ni de 1 gramo por porción.

El resto son harinas, grasas, aditivos, especias y colorantes artificiales.

La información nutrimental se presenta por porción, sin embargo cada cubo contiene 3.3 porciones.

Para determinar los valores reales que hay en cada cubo (forma en que viene dividido el producto) se tiene que realizar una ecuación que no es fácil de hacer al momento de la compra.

Por ejemplo, para el cálculo total de sodio por cubito se tiene que multiplicar 726 x 3.3 dando un total de 2,395.8 mg, más del 100% que un adulto debería consumir en todo el día sin contemplar el sodio contenido de otros productos que consume durante el día.

La información nutrimental presentada de esta manera dificulta a los consumidores poder tener acceso a una real orientación con respecto a las cualidades más importantes del producto.

Es por ello que los etiquetados basados en proporcionar elementos esenciales al consumidor son de tan alta importancia en nuestro país.

Por otro lado, en la parte lateral se observa el rubro de los ingredientes, sin embargo éstos son difíciles de leer por su tamaño tan reducido (medio milímetro aproximadamente).

Justo debajo de los mismos se expone la sugerencia de preparación, la cual es utilizar 2 cubos, es decir, un total de 6 porciones.

Si el consumidor toma en cuenta la sugerencia estará agregando 4,791 mg de sodio al platillo que prepare.

Aunque este ingrediente se utilice para preparar platillos para varias personas, la cantidad de sodio es muy alta y la falta de etiquetado nutrimental adecuado induce a que los consumidores no logren percibir en su plenitud los riesgos al consumir productos como el que se analiza.

Recordemos que en nuestro país se padecen fuertes problemas metabólicos entre la población, motivo por el cual cobra mayor relevancia implementar etiquetados realmente orientadores y para el interés público.

Nuestra valoración:

No apto para consumo por sus altos contenidos de sodio y glutamato monosódico.

No recomendado para niños o niñas con Trastorno de Hiperactividad y Déficit de Atención (THDA) o sensibles a la tartrazina.

Te proponemos:

Utilizar hierbas de olor, sal, pimienta y/o ajo y cebolla para condimentar.

Las hierbas de olor, como ventaja adicional, contienen propiedades nutricionales importantes.

Te compartimos una forma fácil de preparar tus propios cubos sazonadores.

Nota: evitar en la mayor medida posible productos con glutamato monosódico como ingrediente. El glutamato monosódico es un ingrediente altamente tóxico cuando es consumido cotidianamente.

_____________________________________

  1. Moss M (2013). The extraordinary science of addictive junk food. The New York Times Magazine. Disponible en: www.nytimes.com/2013/02/24/magazine/the-extraordinary-science-of-junk-food.html?_r=0.
  2. Bateman y cols. (2004). The effects of a double blind, placebo controlled, artificial food colourings and benzoate preservative challenge on hyperactivity in a general population sample of preschool children. Arch Dis Child 89: 506-511. Disponible en: adc.bmj.com/content/89/6/506.long.
  3. WHO (2012). Guideline: Sodium intake for adults and children. Geneva, World Health Organization (WHO). Disponible en: www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sodium_intake_printversion.pdf.
  4. Campos-Nonato I, Hernández-Barrera L, Rojas-Martínez R, Pedroza-Tobías A, Medina-García C, Barquera S. Hypertension: prevalence, early diagnosis, control and trends in Mexican adults. Salud Publica Mex 2013;55 suppl 2:S144-S150. Disponible en: bvs.insp.mx/rsp/_files/File/2013/vol%2055%20supl%20No%202/9tendencia29julio.pdf.
  5. AHA (2017). The excess of excessive sodium on your health and appearance. Disponible en: www.heart.org/HEARTORG/HealthyLiving/HealthyEating/HealthyDietGoals/The-Effects-of-Excess-Sodium-Infographic_UCM_454384_SubHomePage.jsp.
  6. Diet and attention deficit hyperactivity disorder 2009. Harvard Mental Health Letter . Disponible en: www.health.harvard.edu/newsletter_article/Diet-and-attention-deficit-hyperactivity-disorder.
  7. OEHHA. Listing of causing cancer chemicals for the government of California. 4-Methylimidazole. Disponible en: oehha.ca.gov/proposition-65/chemicals/4-methylimidazole.
  8. NTP Technical Report on the Toxicity Studies of 2- and 4-Methylimidazole (CAS No. 693-98-1 and 822-36-6) Administered in Feed to F344/N Rats and B6C3F1 Mice. U.S. Department of Health and Human Services Public Health Service National Institutes of Health. 2004. Disponible en: ntp.niehs.nih.gov/ntp/htdocs/st_rpts/tox067.pdf.
  9. Marwa A. Abass and Manal. R. Abd El-Haleem Evaluation of Monosodium Glutamate Induced Neurotoxicity and Nephrotoxicity in Adult Male Albino Rats. Journal of American Science 2011;7(8):264-276 www.jofamericanscience.org/journals/am-sci/am0708/028_6313am0708_264_276.pdf.
  10. Rogers y Blundel (1990). Umami and appetite: effects of monosodium glutamate on hunger and food intake on humans. Physiol Behav. 48(6): 801-4. Abstract disponible en: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2087510.

Notas relacionadas

Radiografía de… Palomitas Act II sabor mantequilla (85 g, 1 paquete) > leer

Radiografía de… Tartas Quaker sabor pay de limón (30 g, 2 galletas) > leer

Radiografía de… Mayonesa light Hellmann’s (10 g, 2 cucharadas cafeteras) > leer

El poder de… El haba > leer

Un menú práctico, saludable y barato #74 / ¡Menú para niños y niñas! > leer