Radiografía de… Special K Original, de Kellogg’s, 30 g

9 julio, 2012 | : Análisis de productos

9 julio 2012. Un solo plato de este cereal contiene casi la mitad del azúcar diaria máxima tolerada para una mujer adulta y casi el 20% de sodio recomendable para todo el día.

Cuatro de sus seis principales ingredientes son algún tipo de endulzante calórico.

Además, contiene un edulcorante no calórico llamado sucralosa o lo que comunmente se conoce como Splenda, que le da mayor dulzor al producto. Por eso contiene menos azúcar, en relación con otros cereales. Y en ningún otro lado más visible del empaque, aparte de los ingredientes, se resalta que contiene sucralosa.

Es importante considerar ello, pues regularmente cuando se compra la caja de cereal toda la familia consume del mismo producto, incluyendo los niños.

Observa la radiografía con la que la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, nos desentraña las verdaderas características y el valor nutricional de este producto.

 

Special K Original 30 gramos (3/4 taza):

 

Azúcar:

5 gramos por cada 30 gramos de porción, lo cual equivale a una cucharada cafetera.

Sin embargo, la porción de 30 gramos es igual a media taza.

Es un hecho que un adulto difícilmente consume media taza de cereal. Regularmente consume más: dos porciones o incluso más.

En las imágenes se muestra la porción que una persona consume normalmente (a) y la porción de que se habla en el empaque (b).

Al considerar el plato que una persona consume normalmente, el contenido de azúcar entonces es de 10 gramos o dos cucharadas.

En comparación con otros cereales, esta cantidad de azúcar pudiese parecer que no es tanta, pero consumir dos cucharadas completas de azúcar en un plato de cereal no es una buena recomendación.

Esto constituye del 29 al 40% de la azúcar máxima tolerada que un adulto puede consumir para todo el día, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AAC), pues la cantidad de azúcar máxima tolerada diaria para un adulto, conforme con la ACC, es de cinco a siete cucharadas cafeteras de azúcar para todo un día. Así, en un solo plato de cereal se estaría consumiendo casi la mitad máxima tolerada diaria de azúcar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, establece que no se debe superar más del 10% de las calorías totales, no excediendo 10 cucharadas de azúcar añadida para todo el día.

Por otro lado, se observa que contiene cuatro diferentes tipos de azúcar (azúcar, extracto de malta, jarabe de maíz de alta fructosa y maltodextrinas).

Alguien que consume diario o frecuentemente este tipo de productos tiene mucho mayor riesgo a padecer obesidad y diabetes [ver Vasanti S Malik, et. al. “Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review”, descargar (PDF, 163 Kb)].

Además, se ha observado que los altos consumos de azúcar provoca adicción, por lo cual, una vez que se convierte en hábito, es mucho más difícil dejarla de consumir [ver Carlo Colantuoni, et. al. “Evidence That Intermittent, Excessive Sugar Intake Causes Endogenous Opioid Dependence”, descargar (PDF, 200 Kb)].

Por otra parte, se recomienda evitar el jarabe de maíz de alta fructosa (Ludwig R., Thetoxic truth about sugar).

 

Fibra:

1.5 gramos por porción.

En un plato regular equivaldría a 3 gramos por porción.

Esta es una cantidad de fibra baja para un adulto, ya que la recomendación de fibra que debe consumir un adulto para todo un día es de al menos 25 gramos.

Lo realmente importante es que la fibra provenga de distintas fuentes, como de granos enteros, frutas y verduras (ver http://www.who.int/dietphysicalactivity/publications/trs916/en/gsfao_obesity.pdf).

La fibra que proporciona el producto efectivamente proviene de cereales enteros como el trigo. Es notorio observar que conforme los consumidores exigen mayor calidad en lo que consumen, la industria de alimentos mejora la calidad de sus productos. Special K ahora se elabora con trigo entero y antes se usaba sólo el salvado de trigo.

 

Sodio:

Por porción contiene 180 miligramos. En un plato regular contiene 360 miligramos, lo cual equivale a 18% del requerimiento total de sodio para todo el día.

De acuerdo con el semáforo inglés para productos industrializados se establece que un producto que contenga entre 120 y 600 miligramos de sodio por cada 100 gramos de producto, es considerado moderado en sodio. (ver http://www.food.gov.uk/northern-ireland/nutritionni/niyoungpeople/survivorform/bestreadbefore/signposting).

 

Etiquetado:

El etiquetado es muy sencillo. Muestra la silueta de una mujer esbelta, con cintura, una cucharada del producto y una gran ‘K’ en medio.

En el costado viene una pequeña leyenda que dice: “hojuelas tostadas de arroz y trigo”.

Es el primer producto que se analiza que dicha leyenda no es engañosa, ya que efectivamente en los ingredientes observamos arroz y trigo entero.

Sin embargo, también se observan cuatro diferentes tipos de azúcar, lo cual anula el poco valor nutritivo que pudiera tener el producto.

En la información nutrimental, proporcionada en la parte frontal, no se resalta la cantidad de sodio, la cual es relativamente alta para un solo plato regular.

En este tipo de etiquetados frontales, denominado GDA (etiquetado propuesto y establecido por la misma industria, que no tiene ningún tipo de regulación [ver http://conmexico.com.mx/sitio/2011/03/conmexico-presenta-imagen-grafica-de-etiquetado-nutrimental-voluntario-checa-y-elige-claves-de-nutricion/], es desorientador, ya que el etiquetado sólo resalta lo que la industria desea resaltar, pero no proporciona información completa y con respaldo científico.

Es importante, además, que el etiquetado no induzca al error, puesto que está claramente establecido en la norma oficial de etiquetado, NOM-051-SCFI/SSA1-2010, que la información no debe inducir a error y debe ser clara (ver http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5137518&fecha=05/04/2010).

Al reverso de la caja vienen varias leyendas en dónde en una de ellas se establece que está “especialmente diseñado para la mujer”.

Los colores que abundan son rojo y blanco.

También contine la imagen de una mujer esbelta promocionando el sitio web para personalizar tu “plan”.


 

En el sitio web encontramos que efectivamente la publicidad está dirigida a mujeres, poniendo una figura de una mujer esbelta justo en el centro y varias imágenes de mujeres delgadas vestidas de rojo y otras de blanco. Todas delgadas y de apariencia saludable.

En los comerciales ofrecen un “plan personalizado” y sugieren consumir cereal Special K en la mañana y en la noche.

En el plan personalizado también sugieren para una de las colaciones una barrita Special K.

Si añadimos las “recomendaciones saludables” que hace Kellogg’s, sumaríamos un total de siete cucharadas cafeteras de azúcar, sin contemplar otros productos que contengan azúcar añadida, un té, un café.

También las sugerencias de “menú” es aceptable, pero poco variado, ya que integra el cereal en la mañana y en la noche, luego integra otro producto Kellogg’s en una colación.

La cuestión es que las mujeres creen que siguiendo este tipo de recomendaciones realmente bajarán peso.


 

Sin embargo, no es recomendable estar consumiendo más del 100% del azúcar máximo tolerada para una mujer en todo el día.

Tampoco es recomendable una dieta tan poco variada, ya que el organismo necesita recibir alimentos de diferentes fuentes para poder suministrar los suficientes nutrimentos que se necesitan.

Se recomienda que la dieta sea variada y abundante en frutas, verduras, granos enteros de la fuente directa y no procesados, así como poca sal o sodio.

En este producto un solo plato de cereal contiene la mitad del azúcar máxima tolerada para una mujer adulta y casi el 20% de sodio recomendable para todo el día.

Al consumir un desayuno basado en un solo plato de cereal con leche y tal vez alguna fruta, en poco tiempo volverá a haber hambre, ya que las cantidades de alimento son pocas.

 

Ingredientes:

Arroz, trigo entero, azúcar, sal yodada, calcio, extracto de malta, jarabe de maíz de alta fructosa, vitamina C, maltodextrina, otras vitaminas y minerales.

Es importante resaltar que el producto contiene pocos ingredientes.

Pero también es importante resaltar que de los seis ingredientes que contiene, cuatro son algún tipo de endulzante calórico.

Además, contiene sucralosa o lo que comúnmente se conoce como Splenda, que le da mayor dulzor al producto. Por eso contiene menos azúcar, en relación con otros cereales. El nombre sucralosa suele confundirse con sacarosa , por lo cual es más difícil de detectar que se trata de un edulcorante no calórico.

Cabe resaltar el hecho de que en ningún otro lado más visible del empaque, aparte de los ingredientes, dice que viene endulzado con un edulcorante no calórico.

Es importante considerar ello, pues regularmente cuando se compra la caja de cereal toda la familia consume del mismo producto, incluyendo los niños.

Al no establecer en el empaque en un lugar más visible, además de la lista de ingredientes, que contiene un edulcorante no calórico, una madre o un padre jamás sabrán que le están dando a sus hijos un químico no recomendable para el consumo de los niños (ver http://www.cienciasdelasalud.edu.ar/powerpoints/bebidas_artic.pdf).

Es de carácter imperativo que se ponga un alto a los engaños publicitarios de los productos industrializados, especialmente aquellos que se anuncian como saludables y que la misma empresa los “recomienda” para un consumo habitual.

 

Valoración general:

No recomendado para consumo habitual ni para bajar de peso.

Se puede consumir esporádicamente.

No ofrecer a los niños.

 

Alternativa:

Arroz con leche, canela, fruta y miel.

No olvidemos que la obesidad es una enfermedad y además es una epidemia, que se presenta porque existe “algo” en el ambiente que está enfermando a la gente. A diferencia de otras epidemias que se han presentado en la historia, aquí entre lo que nos está enfermando se encuentra el consumo de productos ultra industrializados a lo que se le ha denominado la “dieta occidental”, que consiste en el alto consumo de productos con concentraciones elevadas de azúcar, grasa, sal, harinas refinadas y bajos en fibra.

La obesidad no es una cuestión de “decisión personal”, ya que existe un fuerte engaño con referencia a lo que consumimos (Lustig, 2010. http://www.youtube.com/watch?v=277MKP7uV5g).

Existen muchos productos que se anuncian como saludables y no lo son.

Este producto no es dañino si se consume en cantidades moderadas, pero no es tan saludable como aparenta.

Existe el riesgo de que este producto sea percibido como recomendable por el tipo de publicidad con el que se promociona.

La publicidad de los productos Special K va principalmente dirigido a mujeres, utilizando en sus comerciales a mujeres delgadas e induciendo a que te puedes “ver” así consumiendo productos Special K porque te harán bajar peso.

La belleza de un ser humano, mucho menos de una mujer, jamás debe basarse en la apariencia o “figura esbelta” como lo sugieren los comerciales y la publicidad en general de estos productos.

Los riesgos de consumir un producto que se publicita como saludable es que puede generar una mayor tendencia a consumirlo de forma cotidiana y en mayores cantidades (por ejemplo, como desayuno y cena).

Un producto que cubre del 29 al 40% de azúcar máxima tolerada para todo el día no es recomendable.

Notas relacionadas

Radiografía de… All Bran, de Kellogg’s, 40 g > leer

Ojo con las frituras y botanas de harina de trigo y/o maíz > leer

Radiografía de… Nutri Grain con relleno, de Kellogg´s 39 g > leer

Radiografía de… Bran Frut con relleno, de Bimbo 48 g > leer

Por alimentos y bebidas #SinColorantes > leer