Radiografía de… Nescafé Latte (190 ml.)

10 diciembre, 2013 | : Análisis de productos

• Poco más de ½ taza contiene casi cuatro cucharadas cafeteras de azúcar.

• Utiliza 11 diferentes aditivos .

• Tal solo el 1% es café (ni 2 mililitros), y es café soluble, mientras que el 61% de las calorías totales es azúcar.

• Contiene más grasa saturada que café.

• Mejor prepárate una taza de café latte casero.
 
 

10 diciembre 2013. Nescafé Latte: ¡más que café, azúcar y aditivos!

Este producto es básicamente agua, azúcar, grasa, con un poco de café y 11 diferentes aditivos.

Observa la radiografía con la que la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, nos desentraña las verdaderas características y el valor nutricional de este producto.

 

Nescafé Latte (190 ml., poco más de ½ taza):

 

Azúcar:

18.9 gramos por envase de 190 mililitros, que es poco más de ½ taza. Esto equivale a 3.78 cucharadas cafeteras de azúcar, lo que cubre del 54 al 75% de lo que un adulto puede de consumir para todo el día, de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, pues este organismo indica que la cantidad de azúcar máxima tolerada para un adulto es de cinco a siete cucharadas cafeteras de azúcar para todo un día (circ.ahajournals.org/content/Dietary Sugars Intake and Cardiovascular Health: A Scientific Statement From the_.pdf+html).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que no se debe superar más del 10% de las calorías totales, no excediendo 10 cucharadas de azúcar añadida para todo el día (www.who.int/dietphysicalactivity/Global Strategy on Diet, Physical Activity and Health.pdf). De acuerdo con la OMS, aproximadamente ½ taza de Nescafé Latte cubre el 38% de azúcar.

Es común que las personas utilicen este tipo de cafés fríos como opción para sustituir una taza de café que suele ser estimulante, sin embargo deben considerar que al consumir ½ taza de este producto ingieren casi cuatro cucharadas cafeteras de azúcar. Esto es grave, ya que en la creencia de que solo están tomando una taza de café con algo de azúcar resulta que en realidad es un producto que puede provocar daños metabólicos ante su uso cotidiano.

La presentación del producto es de 190 mililitros, que es poco más de ½ taza. Una persona regularmente consume una taza completa de café, no ½ taza. El equivalente de azúcar añadida para una taza es de cinco cucharadas cafeteras. La gente, por muy “dulce” que sea, jamás añadiría cinco cucharadas de azúcar a su taza de café.

Con respecto a las calorías totales que contiene el producto, observamos que el 61% provienen solamente del azúcar.

 

Sodio:

142 miligramos.

¿Porqué una bebida azucarada contiene sodio?

Se ha visto que la industria de alimentos y bebidas utilizan el sodio como ingrediente para dar mayor palatabilidad a los productos.

En ocasiones también se utiliza para diluir el sabor intensamente dulce de los azucares que contienen.

Además, se ha estudiado que la combinación de azúcar, sal y/o grasa produce una sensación tan placentera que a largo plazo genera adicción (books.google.com.mx/The End of Overeating: Taking Control of the Insatiable_).

 

Ingredientes:

El primer ingrediente es agua, el segundo ingrediente es azúcar, luego sólidos de leche, sólidos de maíz (otro tipo de endulzante), café puro soluble 1% (ni 2 mililitros), aceite vegetal hidrogenado (grasa saturada), celulosa microcristalina, carboximetilcelulosa, saborizante artificial, caseinato de sodio, bicarbonato de sodio, mono y diglicéridos, ésteres de ácido diacetil tartárico, exracto de annato.

En total este producto contiene 16 ingredientes, lo que dista mucho de ser una simple bebida de café (como se establece en su etiquetado).

Por otro lado, observamos dos diferentes tipos de azúcar dentro de los primeros ingredientes.

El café es el quinto ingrediente y constituye tan sólo 1%, es decir, ni siquiera alcanza los 2 mililitros.

Este producto es básicamente agua, azúcar, grasa, con un poco de café y 11 diferentes aditivos.

 

Etiquetado:

El etiquetado es llamativo, utiliza colores café oscuro y beige, con algunos gramos de café en el centro saliendo de un líquido que simula que es café.

En la parte superior, de forma inclinada está plasmado el nombre del producto con la imagen de los granos de café y el líquido por debajo.

En la parte inferior observamos que se presenta el total de calorías en formato de GDA (un tipo de etiquetado propuesto por la misma industria de bebidas y alimentos).

Sin embargo, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) ha demostrado cómo los etiquetados que propone la industria son engañosos e inducen al error, aún en personas preparadas como estudiantes de nutrición [Stern D, Tolentino L y Barquera S. Revisión del etiquetado frontal: análisis de las Guías Diarias de Alimentación (GDA) y su comprensión por estudiantes de nutrición en México. Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), 2011. México.]

Se muestra un total de 123 calorías, mas no el total de azúcar, siendo que es uno de los ingredientes principales.

La información del azúcar y grasa saturada se encuentra en la parte lateral.

Todo induce a creer que el componente principal del producto es café con un poco de leche, cuando realmente es un azúcar, grasa, aditivos y algo de café.

Del total de las grasas (2.4 gramos), éstas son principalmente saturadas (2.2 gramos).

El consumo excesivo de azúcar, especialmente de forma líquida, provoca alteraciones en el organismo.

El consumo habitual de cantidades tan elevadas de azúcar, además de diabetes, se ha asociado con padecimientos como hipertensión, cardiopatías, dislipidemias, pancreatitis, obesidad, disfunción hepática y adicción.

El fácil y frecuente acceso a bebidas y alimentos azucarados que se tiene hoy en día jamás se había visto en la historia de la humanidad. Por ende, gran parte de la población está teniendo un consumo sumamente elevado de azúcar. Además, a través de la ingesta de bebidas azucaradas es fácil incrementar peso en periodos muy cortos por las cantidades tan altas de energía que se consume y su rápida absorción.

En un país con tasas tan elevadas de sobrepeso y obesidad como México se debería alertar a la población con respecto a productos como el presente, pues engañan a los consumidores.

Las letras de la información nutrimental son pequeñas y son difíciles de leer. La información nutrimental que se proporciona es para 100 mililitros y para una porción, lo que confunde al consumidor. Aun así es difícil determinar que una sola bebida contiene casi cuatro cucharadas cafeteras de azúcar, casi el total de máxima azúcar tolerada al día para un adulto.

Con el etiquetado frontal se induce a creer que el componente principal es café, cuando en realidad es azúcar. En los ingredientes vemos que uno de los ingredientes principales es azúcar.

También es preocupante que una porción tan pequeña contenga 11 diferentes aditivos. De acuerdo con el reconocido investigador en políticas de alimentación Michael Pollan, en uno de sus libros más leídos, Food Rules, establece que no es recomendable el consumo de un producto con más de cinco ingredientes. Este producto contiene 16 ingredientes en total y se supone es tan solo un café latte.

El etiquetado es la única orientación que el consumidor tiene para conocer cuál es la calidad nutricia de los productos industrializados.

Es importante que el etiquetado sea claro y no induzca al error, como está establecido en la Norma Oficial Mexicana de etiquetado, NOM-051-SCFI/SSA1-2010 (www.dof.gob.mx/NOM051 05/04/2010.html).

Un factor determinante para presentar mayor riesgo a padecer diabetes es el alto consumo de azúcares añadidos. Alguien que consume diario o frecuentemente este tipo de productos tiene un mucho mayor riesgo a padecer obesidad y diabetes (jama.jamanetwork.com/Sugar-Sweetened Beverages_).

Además de esto, se ha observado que los altos consumos de azúcar provocan adicción, por lo cual una vez que se convierte en hábito es mucho más difícil dejar de consumir (www.saber.ula.ve/bitstream/Evidence intermittent_.pdf).

 

Valoración general:

No recomendado para consumo habitual.

De preferencia evitar en la mayor medida posible, ya que las cantidades de azúcar son altas, contiene 11 aditivos y utiliza café soluble.

Se puede usar como postre y con cierta cautela.

 

Alternativa:

Una taza de café latte casero*. De preferencia utilizar grano de café orgánico proveniente de pequeños productores.

El café de grano contiene antioxidantes y otros elementos importantes, lo que traerá mayores beneficios al organismo. Evitar en la medida posible cafés solubles tipo Nescafé.

Nota: es importante mencionar que Nestlé utiliza café de baja calidad para sus productos y además afecta a los pequeños productores, induciéndoles a vender su producto mucho más barato de lo que realmente es (www.conoc.org.mx/nestle).

_____________________________________

* Sugerencia de preparación: preparar café cargado. Poner a calentar leche. En una taza verter un tercio de leche y añadir el café cargado. Endulzar al gusto, de preferencia utilizando azúcar mascabado.

Notas relacionadas

Radiografía de… Nescafé Cappuccino (sobre con 20 g. para ½ taza) > leer

Radiografía de… Pepsi kick (500 ml.) > leer

Radiografía de… Café Olé, capuchino (281 ml., 1 vaso) > leer

Radiografía de… Monster Energy (473 ml., un bote) > leer

Radiografía de… Red Bull, bebida energetizante (1 bote) > leer