Radiografía de… Jugoso a la sartén Maggi (sobre de hojas sazonadoras)

29 septiembre, 2015 | : Análisis de productos

MaggiJugosoAlSartén

  • El paquete completo contiene 1,744 mg de sodio; contraindicado para personas con presión alta.
  • Una ‘sabanita’ cubre casi una cuarta parte del sodio diario recomendado para un adulto y casi una tercera parte para un niño.
  • Sus principales componentes son grasa y sal.

29 septiembre 2015. Échale un vistazo a nuestras radiografías de productos: sencillas, concisas y completamente documentadas.

 

Jugoso a la sartén Maggi (sobre de hojas sazonadoras):

 

Azúcares:

0.65 gramos de azúcares añadidos.

Sodio:

436 mg (miligramos) por porción de una ‘sabanita’ sazonadora.

Esto cubre el 22% del sodio total recomendado para un adulto (2,000 mg) y el 29% del sodio total para un niño o niña (1,500 mg).1

Ingredientes:

Grasa vegetal (o manteca vegetal), sal yodada, aceite vegetal, cebolla, tomate (11.4%), mezcla de finas hierbas (6.8% albahaca, perejil, tomillo), fibra proveniente de achicoria y chícharo, especias, proteína vegetal hidrolizada, ajo, saborizantes naturales y artificiales (se desconoce cuáles son, pero es importante mencionar que al glutamato monosódico frecuentemente se le denomina como “saborizante artificial”2), ácido cítrico y almidón de maíz.

El primer ingrediente es grasa (o también denominada manteca) vegetal, el segundo ingrediente es sal y el tercero aceite vegetal.

Etiquetado:

El etiquetado está basado en colores brillantes, llamativos y con una imagen central y grande de una pechuga de pollo envuelta por la ‘sabanita’ sazonadora. El fondo son imágenes de hojas de perejil, de un tomate y todo ello sobre un sartén.

Se hace ver al producto sumamente atractivo y se presenta como un producto innovador, fácil de utilizar o muy conveniente para aquellos que requieren de la preparación de un alimento rápido.

La apariencia a través de la publicidad es de un producto ideal para ser utilizado en la cocina como sazonador, sin embargo no se hace ver de manera clara y visible la cantidad tan elevada de sodio que contiene cada ‘sabanita’, que es desde casi una cuarta parte y casi una tercera parte del total de sodio diario recomendado para un adulto o para un niño, respectivamente.

De acuerdo con los criterios del etiquetado del semáforo ecuatoriano3 este producto estaría catalogado para el rubro de sodio como “Alto”, inclusive cuatro veces más que el límite superior de lo que establecen los criterios.

Aunado a ello, por ningún lado en su etiquetado se logra identificar que en realidad este producto es básicamente grasa, sal en cantidades elevadas y algo de hierbas.

La información nutrimental se encuentra en la parte inferior del paquete en donde con letras pequeñas se muestra la cantidad de sodio por porción. Pero las letras son muy pequeñas para alcanzar a distinguir claramente o siquiera para prestarles atención, ya que la imagen de la pechuga de pollo con las especias acapara la mayor atención del consumidor.

Contiene diversas leyendas que inducen a los consumidores a percibir que es mucho más fácil preparar tus platillos con este sazonador, ya que sólo te requiere “16 minutos” (para la porción que ellos sugieren), sin considerar que la preparación de forma común y saludable, utilizando hierbas finas y que tendría un aporte nutricional al organismo, tomaría el mismo tiempo para su cocinado.

El etiquetado en lugar de contener tantas leyendas y sugerencias de su “fácil preparación” debería alertar a pacientes con presión alta o con insuficiencia renal respecto de sus contenidos de sodio, estableciendo una contraindicación para su consumo en dichos casos.

Cabe recordar que en México el 32% de la población adulta padece de hipertensión y que una de las sugerencias para el adecuado manejo de este padecimiento es moderar el consumo de sodio.4

Nuestra valoración:

Utilizar sólo como recurso extraordinario por sus altas cantidades de sodio. No para su uso frecuente.

Por supuesto, no es apto para personas con hipertensión o insuficiencia renal.

Te proponemos:

Realizar un preparado en un frasco o recipiente con una mezcla de hierbas finas, como albahaca, apio, perejil, tomillo, romero, ajo y cebolla secos, sal y pimienta.

Tener nuestro preparado a la mano para cuando lo necesitemos al cocinar.

Así, podemos poner en el sartén unas cuantas gotas de aceite de oliva y utilizar nuestro preparado especial de hierbas finas para condimentar. Prácticamente, utilizaremos el mismo tiempo en abrir el sobre de un producto como este sazonador Maggi, que en verter nuestra mezcla especial ya preparada.

Nota: se pueden tener macetas con hierbas de olor en la cocina, en un lugar de fácil acceso y utilizar las hojas directamente de la planta.

_____________________________________

  1. www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sodium_intake_printversion.pdf.
  2. lexicoon.org/es/saborizante.
  3. www.produccion.gob.ec/wp-content/uploads/2013/11/reglamento-de-etiquetado-de-alimentos-procesados-para-el-consumo-humano.pdf.
  4. ensanut.insp.mx/doctos/analiticos/HypertensionArterialAdultos.pdf.

Notas relacionadas

Radiografía de… Pan Bimbo Cero Cero (porción de dos rebanadas) > leer

Radiografía de… Maggi jugo sazonador (15 ml., una cucharada sopera) > leer

Radiografía de… Sopa Campbells pollo con arroz (298 g., una lata) > leer

El poder de… El frijol > leer

El poder de… La granada roja > leer