Destinar los recursos suficientes para la permanencia de las ciclovías emergentes, permitirá a la CDMX continuar siendo una ciudad de vanguardia

Banner ilustrado de la ciclovías permamentes como una inversión de vanguardia

  • Más de 1,800 ciudades alrededor del mundo han implementado ciclovías ya sea de orden permanente o emergente como una medida de movilidad activa frente al COVID-19.
  • La inversión en la infraestructura de movilidad activa, como las ciclovías, es un mejor aprovechamiento del espacio y los recursos públicos a favor de la población y de eficiencia presupuestal.
  • La Coalición Cero Emisiones y diversas organizaciones hacemos un llamado al Congreso de la CDMX, a la jefa de Gobierno y al secretario de Movilidad a designar los recursos suficientes para la permanencia de las ciclovías emergentes.

10 diciembre, 2020. La Ciudad de México (CDMX) ha sido escenario de múltiples transformaciones que la han mantenido como una ciudad de vanguardia, ejemplo de ello es el sistema BRT Metrobús.

Hoy, debido a la crisis sanitaria, la CDMX tiene la oportunidad de mantenerse a la vanguardia al cambiar el carácter emergente de las ciclovías a permanente.

La bicicleta es reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el transporte más seguro para evitar contagios de COVID-19. Ayuda a evitar aglomeraciones, permite distancia entre los usuarios, posibilita realizar actividad física para mejorar su salud, protege a usuarios vulnerables de la vía y ayuda a combatir la mala calidad del aire y el cambio climático.

Así es como más de 1,800 ciudades alrededor del mundo han implementado acciones para reforzar la movilidad activa con bajas aglomeraciones, como es la ampliación de la red de ciclovías, ya sea de orden permanente o emergente como es en el caso de la CDMX.

Esta estrategia, además de sumar esfuerzos para frenar la propagación del virus que ahora nos aqueja, presenta otra serie de beneficios desde una visión de política integral, por ejemplo:

  • Ciudades que han apostado por la movilidad activa mediante ciclovías han incrementado un año de vida saludable en la esperanza de vida de su población.
  • Cada kilómetro recorrido en bicicleta evita 250 gramos de emisiones de CO2, lo que convierte a las bicicletas en una opción clave para el transporte bajo en carbono.
  • La infraestructura para bicicletas se correlaciona con mayores ventas minoristas: los ciclistas gastan en promedio tres veces más que los conductores de automóviles en negocios locales.
  • Además, la inversión en la infraestructura de movilidad activa, como las ciclovías, es un mejor aprovechamiento del espacio y los recursos públicos a favor de la población y de eficiencia presupuestal.

Sin embargo, la implementación de las ciclovías, ya sea de forma emergente o permanente, enfrenta grandes retos, no sólo contar con el apoyo político de los tomadores de decisiones sino también con diversos procesos operativos y con romper con las inercias presupuestales y de política pública que obstaculizan la designación de recursos para su permanencia y mantenimiento, así como los diferentes puntos de vista desde la opinión pública.

En este contexto, expertos en el tema abordaron estos retos en el Foro Ciclovías permanentes: Una inversión de vanguardia para ciudades sostenibles en América Latina, compartiendo las experiencias de otras ciudades emblemáticas de América Latina y ciudades semejantes a la CDMX para lograr la permanencia de las ciclovías emergentes desde una visión de política integral, búsqueda de ciudades más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles en seguimiento a la agenda 2030.

En el caso de la CDMX, los estudios y aforos técnicos han demostrado los beneficios de las ciclovías emergentes y de acuerdo con los resultados de la “Encuesta de percepción de la Ciclovía Emergente, Avenida Insurgentes” se demuestra también una aprobación generalizada a favor de la permanencia de la ciclovía del 95% de los usuarios de la ciclovía, 73% usuarios de Metrobús y el 54% de los comerciantes y automovilistas.

Además, la ciclovía emergente de Insurgentes ha permitido redistribuir el espacio público, haciendo más inclusiva a esta zona de la ciudad. Al respecto Areli Carreón, alcaldesa de la Bicicleta de la CDMX, declaró: “Por COVID-19, pero también por el cambio climático, la pandemia de obesidad y sobrepeso que aqueja a México y la inequidad espacial histórica que ha caracterizado a las ciudades mexicanas, es una necesidad inaplazable redistribuir el espacio urbano como el recurso limitado que es. Construir ciclovías de alto estándar es la tecnología disponible más barata, eficaz que ayuda a atender todos esos desafíos y actuar rápidamente para crear bienestar con inclusión. Tenemos todas las razones para invertir en #CiclovíasPermanentes. Ya no hay pretextos”.

Por su parte, Luis Buezo, representante de Asociación Internacional de Desarrollo Urbano (INTA) para América Latina, dedicado al acompañamiento a actores implicados en el diseño urbano para lograr implementar ciclovías seguras, de alto impacto y aceptados por la ciudadanía, declaró que en el caso de México: “Si esta ciclovía emergente de la Avenida Insurgentes se vuelve permanente, será un gran referente en la región de América Latina y fuente de inspiración para muchas otras ciudades”.

Desde Perú, Richard Hammond, coordinador de Movilidad Sostenible de la Municipalidad de Miraflores en Perú, destacó la experiencia y beneficios de una política integral de ciclovías dentro del conurbano de la ciudad capital de Lima: “Tras la experiencia de la ciclovía en la municipalidad de Miraflores sabemos que este tipo de proyectos reivindican la ciudad a través de la reapropiación de los bienes públicos que ofrece la Ciudad”.

En el caso de la CDMX, no sólo es necesario que la ciudadanía pueda contar con infraestructura permanente para realizar traslados seguros ante la incertidumbre del fin de la pandemia por COVID-19, sino garantizar la permanencia de las ciclovías emergentes de Av. Insurgentes y Eje 4 Sur es fundamental para afianzar una política integral de movilidad más sostenible, iniciada sobre estas avenidas desde la implementación del Metrobús.

Desde la sociedad civil, las organizaciones que conformamos la Coalición Cero emisiones hacemos un llamado al Congreso de la Ciudad de México, a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y al Secretario de Movilidad, Andrés Lajous, para que se asignen los recursos necesarios en el Presupuesto 2021 de la Ciudad de México para garantizar la permanencia, mantenimiento apropiado y mejoras necesarias de las ahora ciclovías emergentes.

Para más información, consulta el documento “De ciclovías emergentes a ciclovías permanentes: Para una ciudad saludable y sostenible” de la Coalición Cero Emisiones, con las cinco recomendaciones para las autoridades y legisladores de la CDMX.

Descarga de archivos

Presentación Movilidad ciclista en la CDMX > descargar (PDF, 13 Mb)

Presentación Areli Carreón > descargar (PDF, 2 Mb)

Presentación Luis Buezo > descargar (PDF, 381 Kb)

Boletín de prensa > descargar (PDF, 132 Kb)

Notas relacionadas

Para salir de las emergencias epidemiológicas por obesidad y diabetes, rescatemos nuestra riqueza alimentaria frente a la invasión de la chatarra por nuestra salud e identidad cultural > leer

En el marco del Día Mundial de las Ciudades, organizaciones civiles pedimos saldar una deuda histórica con los mexiquenses por la baja eficiencia del Mexibús > leer

El futuro no es una prioridad: el proyecto de presupuesto para 2021 ajeno a la emergencia climática > leer

Con todos los partidos a favor, Constitución mexicana reconocerá el derecho a la movilidad > leer

Por salud, por equidad, por el clima global, por seguridad y justicia vial, las ciclovías deben ser permanentes y mejores: especialistas > leer