Radiografía de… ChocoRoles Marinela

16 junio, 2020 | : Análisis de productos

Pastelitos ChocoRoles Marinela (paquete de 100 gramos)

  • Su primer ingrediente es azúcar, aunque adicionalmente contiene otras seis fuentes de azúcares distintas.
  • Contiene varios aditivos riesgosos a la salud y apenas 2 gramos de puré de piña.
  • Contiene 37 ingredientes, entre ellos, azúcares, grasas, harina refinada, aditivos y colorantes.

16 junio 2020. Échale un vistazo a nuestras radiografías de productos: sencillas, concisas y documentadas.

 

Pastelitos ChocoRoles Marinela (paquete de 100 gramos):

 

Azúcares:

Cada paquete de dos ChocoRoles, que es la presentación más popular, contiene el equivalente a 8 cucharadas cafeteras de azúcar (4 cucharadas por pastelito), es decir, 40 gramos (g) de azúcar en total.

Esta cantidad cubre el 80% del consumo máximo tolerable de azúcares añadidos para un adulto en un día y el 160% de la recomendación diaria. Para el caso de niñas y niños cubre el 100% del consumo máximo tolerable al día y el 200% de la recomendación diaria, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).1

Además de que la cantidad de azúcares es alta, contiene 6 fuentes distintas, entre ellos azúcar y jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), jarabe de maíz, sorbitol, maltodextrina y glucosa.

Es común observar en los productos ultraprocesados, el uso de más de un tipo de azúcar, que en su mayoría de las veces no es reconocido por el consumidor por los diferentes nombres que toman, los cuales resultan poco conocidos.

El JMAF es un azúcar que representa un mayor riesgo para la salud por sus altos contenidos de fructosa.2

Este ingrediente se popularizó dentro de la industria procesadora de productos alimenticios por su menor costo de producción y mayor poder endulzante, aun contemplando los riesgos a la salud.3

Diversos estudios han mostrado que genera impactos negativos en el metabolismo,4 como la elevación de glucosa, de grasa en el hígado, ácido úrico, grasa en la sangre, resistencia a la insulina, entre otros. Además, es frecuente que este tipo de azúcar provenga de maíz transgénico.5

45% de las calorías totales del producto provienen de azúcares.

Sodio:

Contiene 210 miligramos (mg) de sodio por paquete, lo que cubre un 10.5% del sodio total recomendado para un adulto y el 14% de la recomendación para un niño, según la OMS.6

Existe una relación directa entre el alto consumo de sodio y valores elevados de presión arterial,7 por lo que es necesario limitar su ingesta, en especial del sodio que proviene de alimentos ultraprocesados con un bajo aporte nutricional, los cuales no son considerados necesarios ni forman parte de una alimentación adecuada.

Energía:

Cada paquete aporta 353 calorías.

De acuerdo con las recomendaciones de ingestión de nutrimentos para la población mexicana, donde el promedio recomendado de consumo al día es de 2,000 calorías en adultos y 1,579 calorías en niños,8 una porción de dos ChocoRoles cubre el 18% y 22% del consumo calórico total por día para adultos y niños, respectivamente.

Este aporte de calorías es alto para el tamaño de la porciones, especialmente considerando que la principal fuente de energía es el azúcar (el primer ingrediente), las grasas (segundo ingrediente) y harina refinada (tercer ingrediente).

Casi la mitad de las calorías son provenientes de los azúcares, la tercera parte de las calorías de las grasa (principalmente saturada), y el resto proviene de harinas y demás ingredientes.

Grasa:

Contiene 12 g de grasa por paquete, de los cuales 8 g son grasas saturadas.

Esto quiere decir que el 67% de las grasas del producto son saturadas.

La cantidad de grasa en relación al tamaño de porción es considerable, más aún considerando que el consumo usual es del paquete completo.

Es importante considerar que las grasas saturadas son las que confieren un riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

El 31% de las calorías del producto provienen de grasas.

Fibra:

Contiene 2 g de fibra por paquete, 1 g por cada pieza.

Esta cantidad es baja y refleja la harina refinada que contiene.

Los expertos recomiendan limitar al máximo el consumo de harinas refinadas por su bajo aporte nutricional y de fibra, y porque se ha observado que las harinas refinadas se absorben de forma rápida, similar al azúcar.9

Ingredientes:

Azúcar, grasa y aceite vegetal, harina de trigo (gluten), leche reconstituida, huevo, jarabe de maíz de alta fructosa, glicerina, cocoa, jarabe de maíz, puré de piña (2%), sorbitol (2g/100g), sólidos de la leche, maltodextrina, almidón modificado, mono y diglicéridos, ácido cítrico, estéres de propilenglicol de ácidos grasos, fibra vegetal, estearoil lactilato de sodio, sal yodada, glucosa, pectina, almidón, propionato sódico, monoestearato de sorbitan, polisorbato 60, grasa butírica, lecitina de soya, canela, saborizante artificial y natural, ésteres de poliglicerol de ácidos grasos, benzoato de sodio, ácido sórbico, cmc sódica, goma xantana, amarillo 5, amarillo 6.

Contiene ¡37 ingredientes en total!, incluyendo 6 tipos diferentes de azúcares (azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa, jarabe de maíz, sorbitol, maltodextrina, glucosa).

También contiene una gran variedad de grasas y aditivos, entre ellos, uno que afecta la flora intestinal (polisorbato 60) y dos colorantes que afectan a los niños (amarillo 5 y amarillo 6).

Colorantes:

Amarillo 5 (tartrazina) y amarillo 6 (amarillo ocaso). Colorantes ampliamente usados en la industria para dar mejor aspecto al producto, pero que pueden causar reacciones de hipersensibilidad (alergias) y se han visto asociados a hiperactividad y déficit de atención agudos en niños.10

Para aspectos meramente estéticos, no vale la pena utilizar colorantes dañinos cuando hay otras opciones naturales.

Aditivos:

Polisorbato 60. En modelos animales se vio afectada la flora intestinal, y se detonó inflamación y otros cambios en el tracto gastrointestinal, así como obesidad y síndrome metabólico. También generó colitis.

Es probable que los polisorbatos actúen como detergentes afectando la mucosa del intestino.11 Se recomienda precaución.

Etiquetado:

Producto con EXCESO de AZÚCARES, GRASAS SATURADAS y CALORÍAS.

El etiquetado es atractivo, resalta la imagen de los ChocoRoles justo en medio.

Se muestra una leyenda que dice “Piña Irresistible” y los ChocoRoles rellenos de supuesta mermelada de piña.

Aunque contiene algo de información nutrimental en formato GDA no se logra entender la información ni detectar que la cantidad de azúcares, grasas y calorías son altas.

Es difícil identificar la alta cantidad de grasas saturadas que contiene o que contiene colorantes dañinos a la salud, además de un conservador tóxico.

La sugerencia de consumirlos congelados, con la leyenda “congelados saben mejor”, hace al producto aun más atractivo.

Es importante que el etiquetado de un producto oriente e informe al consumidor con respecto al contenido del mismo.12

Nuestra valoración:

No recomendable.

Te proponemos:

Elaborar tus propios postres en casa, con una menor cantidad de azúcar y libre de aditivos.

Otra opción para consumo ocasional pueden ser los pastelitos hechos en panadería, que estén elaborados con harina integral.

 
* Producto consultado el 4 de junio de 2020.

_____________________________________

  1. OMS. (2015). Ingesta de azúcares para adultos y niños. 2018, de Organización Mundial de la Salud Sitio web: http://www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sugars_intake/es/
  2. Bantle JP. Dietary fructose and metabolic syndrome and diabetes. J Nutr. 2009;139(6):1263S‐1268S. doi:10.3945/jn.108.098020. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19403723/
  3. Castillo-Urueta P, García-Gómez RS., y Durán de Bazúa C. (2003). El consumo de fructosa: riesgos para la salud y la economía. Revista Ciencia UNAM abril-junio. México. Disponible en: https://www.amc.edu.mx/revistaciencia/images/revista/54_2/consumo_fructuosa.pdf
  4. Stanhope K, et al. (2009). Consuming fructose-sweetened, not glucose sweetened, beverages increases visceral adiposity and lipids and decreases insulin sensitivity in overweight/obese humans J. Clin. Invest. 119:1322–1334. doi:10.1172/JCI37385.
  5. Pollan M. (2009).The omnivore´s dilemma, the natural history of four meals. Penguin Books. New York. USA.
  6. OMS. (2013). Ingesta de sodio en adultos y niños. 2018, de OMS Sitio web: http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/85224/WHO_NMH_NHD_13.2_spa.pdf;jsessionid=72455F959F7FF488958D1166F1B1BB82?sequence=1
  7. Claudia Cervantes. (2016). México duplica consumo de sal. 2018, de El Pulso Laboral Sitio web: http://www.elpulsolaboral.com.mx/seguridad-social-y-salud/2430/mexico-duplica-consumo-de-sal
  8. Bourges H. Casanueva E. Rosado JL. Recomendaciones de Ingestión de Nutrimentos para la Población Mexicana. Tomo II: México. Editorial Médica Panamericana.
  9. Foster-Powell K, Holt S y Brand-Miller JC. International table of glycemic index and glycemic load values: 2002. Am J Clin Nutr2002;76:5–56. Disponible en: http://abran.org.br/wp/wp-content/uploads/2012/10/Am-J-Clin-Nutr-2002-Foster-Powell-5-56.pdf
  10. Bateman y cols. (2004). The effects of a double blind, placebo controlled, artificial food colourings and benzoate preservative challenge on hyperactivity in a general population sample of preschool children. Arch Dis Child 89: 506-511. Disponible en: http://adc.bmj.com/content/89/6/506.long
  11. Center for science in the public interest (CSPI). Chemical cuisine. Polysorbate 60. Disponible en: https://www.cspinet.org/eating-healthy/chemical-cuisine#polysorbate
  12. – (2010). NORMA Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010, Especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados-Información comercial y sanitaria.. 2018, de Diario Oficial de la Federación Sitio web: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5137518&fecha=05/04/2010

Notas relacionadas

Radiografía de… Almond Yoplait > leer

Radiografía de… Bonafont Juzzy, bebida con jugo de limón y chía > leer

Radiografía de… Salsa Alitas Bravas – Hunt’s Wings > leer

El poder de… El mole de olla > leer

Menús saludables de fiestas patrias ¡sí, señor! > leer